lunes, 30 de septiembre de 2013

Sigue la tensión

Exteriores impide atracar a un barco noruego porque repostó en Gibraltar
El 'Viking Vanquish' tenía previsto recalar en La Luz para avituallarse y cambiar de tripulación - El buque se dirige a África Occidental para hacer sondeos petrolíferos

El buque científico noruego MV Viking Vanquish tenía previsto recalar ayer en el Puerto de La Luz para dirigirse luego al oeste de África a realizar sondeos petrolíferos, pero el Gobierno de España le ha obligado a cambiar sus planes al impedir su entrada en el muelle de Gran Canaria por haber repostado el pasado fin de semana en Gibraltar.

Fuentes oficiales del Ministerio de Exteriores confirmaron ayer que prohibió la entrada del Viking Vanquish porque se trata de un "barco de estado" y la normativa española impide "tocar" puertos españoles a los buques que hayan recalado en Gibraltar. Las fuentes aclararon que la citada normativa se remonta a "tiempos inmemoriales" y "no tiene nada que ver" con el último conflicto diplomático que estalló el pasado verano entre España y el Reino Unido, a cuenta del Peñón.

Los buques militares, oceanográficos y científicos -el caso del Viking Vanquish-, están sometidos a un protocolo distinto al resto de buques a la hora de recalar en puertos españoles, pues necesitan autorización previa de Asuntos Exteriores.

Fue la consignataria del buque la que recibió hace unos días la denegación del permiso por parte de Exteriores, que se limitó a comunicarle que el motivo de la prohibición se debía a que el barco había recalado en Gibraltar. El barco procedía del puerto de Orán, en Argelia, y el pasado 21 de octubre recaló en el puerto gibraltareño para repostar combustible. La compañía CGG Veritas, la naviera científica especializada en sondeos de gas y petróleo más importante del mundo, había solicitado una escala en La Luz para avituallamiento y cambiar de tripulación, pero ante el veto de Exteriores, decidió realizar estas operaciones en Gibraltar.

La consignataria, cuyos responsables han pedido mantener el nombre de la empresa en el anonimato, expresaron ayer su "sorpresa y malestar" ante una medida que calificaron de "absurda" y que "sólo supone un trastorno para la naviera y el buque y la pérdida de ingresos para la consignataria y la ciudad".

Fuentes de la consignataria, que atribuyeron el veto de Exteriores a la última pelea por Gibraltar, aseguraron que "esta es la primera vez que nos ocurre una cosa de este tipo". "La naviera", añadieron las fuentes, "no se lo podía creer. Yo puedo entender que si viene un barco de Siria o algún otro país en guerra, se prohiba que entre en un puerto español, pero estamos hablando de Gibraltar, un territorio que forma parte de Europa".

Perjuicios

Además del perjuicio económico para la consignataria, que se ha quedado sin un cliente, y para el Puerto, el veto al Viking Vanquish ha supuesto sobre todo una pérdida de negocio para el sector hotelero de la capital grancanaria, que podía haber alojado a las tripulaciones del barco. El responsable de la consignataria sostuvo que lo "peor de todo es la mala imagen que damos ante las navieras".

Los barcos como el Viking Vanquish, que ha atracado varias veces durante los últimos años en el puerto grancanario, son los que se encargan de realizar sondeos para buscar yacimientos de petróleo en el Océano Atlántico. Son los que se conocen como barcos de investigación sísmica, ya que llevan a cabo las prospecciones petrolíferas mediante sondeos sísmicos, que consisten en disparar cañones de aire comprimido de manera permanente durante cuatro meses al fondo marino. Las explosiones originan fuertes ondas sonoras que permiten conocer si hay petróleo. 
Fuente: La provincia
Publicar un comentario en la entrada