miércoles, 24 de septiembre de 2014

2 buitres

Balearia se aliaría con un fondo buitre para asaltar Trasmediterránea
Acciona estudia una oferta de la naviera de Adolfo Utor y Cerberus, que han puesto sobre la mesa un precio de derribo; el resultante controlaría todas las conexiones entre Baleares y la Península.

Las aguas del Mediterráneo serán el escenario de una nueva operación corporativa orquestada para comprar la competencia y cerrarla. O al menos, dejarla reducida a la mínima expresión. Balearia, que aspira a controlar en exclusiva los enlaces marítimos entre la Península y las Baleares ha buscado refuerzos en un fondo buitre para adquirir a Acciona la antigua naviera estatal Trasmediterránea.

"Si consigue comprarla se convertirá en el único operador del tráfico marítimo de pasajeros entre la península ibérica y las islas Baleares", explican las fuentes involucradas en el proceso al diario local Las Provincias. El fondo buitre que se ha prestado a ir de la mano de Balearia, presidida por Adolfo Utor, es Cerberus. Gestiona, por ejemplo, el ladrillo de la antigua Caja Madrid y Bancaja a través de Bankia Habitat.

Dinero fresco

Según ha podido saber este diario, el contrato que ambos socios han puesto sobre la mesa del presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, incluye 25 puntos de ajuste de precio y la oferta final no reflejaría el valor óptimo de la compañía marítima. El grupo logístico parece, sin embargo, considerar seriamente la opción presionado por el compromiso de desinvertir antes del 31 de diciembre y la necesidad de obtener dinero fresco.

La gestión de los Entrecanales en Trasmediterránea se ha caracterizado por la falta de inversión. Tiene, por esta razón, a la filial atragantada en el balance de Acciona. El negocio es viable, pero las pérdidas con las que navega el grupo hacia los amarres de Balearia se deben a las provisiones extraordinarias que Acciona ha acometido para contrarrestar la pérdida de valor de los buques más veteranos.

Saneamiento

Si se analizan las cuentas del último año, 2013, encontramos que los números rojos ascienden a 133 millones de euros. De ellos, 104 se deben a las reservas que los Entrecanales han realizado para sanear el balance. Desde el punto de vista del negocio, los directivos de la naviera sí han hecho los deberes. En el primer semestre de este año, el ebitda arroja una reducción de las pérdidas de siete a cinco millones.

Los costes de explotación han mejorado un 7% debido a una regulación temporal de empleo, que se aplicará durante 24 meses, la utilización de buques más adecuados a la necesidad de cada ruta, la adaptación de las velocidades de crucero a criterios de consumo de combustible y la optimización de los espacios en los puertos.

Dominio absoluto del mercado

Es decir, los Entrecanales estarían dispuestos a vender un negocio a punto de alcanzar el equilibrio a Baleria. Utor debería seguir con ese proceso de revitalización, aunque le interesa más apartar a la vieja naviera. La operación tiene todos los números para topar con las autoridades de competencia. El resultante controlaría todas las rutas entre Baleares y los puertos del Mediterráneo y tres de cada cuatro trayectos en las rutas del Estrecho.
Publicar un comentario en la entrada