miércoles, 17 de septiembre de 2014

Españolizarla

El Gobierno empuja a Iberdrola y Gas Natural para que compren los activos de Endesa en España
Se ha propuesto ‘reparar’ el fiasco de la venta a Enel durante el Gobierno de Zapatero, en la que la españolidad de la eléctrica quedó en manos italianas
El Gobierno maniobra para que Iberdrola y Gas Natural se queden con los activos estratégicos de Endesa en España. La operación busca de fondo ‘reparar’ el fiasco de la venta a Enel durante la etapa de Zapatero y recuperar así parte de la españolidad de la compañía, que quedó en aquella operación en manos italianas.

Enel entró en Endesa en 2007 de la mano de Acciona como reacción al intento de entrar la eléctrica alemana E.ON un año antes y con la complicidad del Gobierno socialista de Zapatero, que buscaba una solución para no perder la españolidad de Endesa.

Sin embargo, transcurridos dos años y tras varios desencuentros, el socio español decidió irse y la españolidad quedó en manos italianas.

Reparar el fiasco de la venta a Enel

Ahora, según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del sector, lo que se propone el Gobierno de Mariano Rajoy es ‘reparar’ el fiasco de la venta a Enel durante el mandato de Zapatero, cuando la eléctrica española quedó en manos de la italiana Enel.

La italiana Enel, accionista mayoritaria de Endesa, está valorando la posibilidad de vender una parte de las acciones que controla de la compañía. Enel actualmente posee el 92% de Endesa, con lo que podría tomar beneficios parciales en su inversión manteniendo el control de la operadora.

Gestiones de altos cargos del Gobierno

Según las fuentes consultadas, se han producido ya las primeras gestiones discretas de altos cargos de Industria y Moncloa, en reuniones con directivos de Iberdrola y Gas Natural, para que se queden con activos estratégicos de los que se desprenda Endesa.

De momento, solo se ha sondeado su interés. El objetivo último de la operación es ganar posiciones hacia la vuelta a la ‘españolidad’ de la compañía.

Hay que recordar que el ministro de Industria, José Manuel Soria, ya dejó caer a mediados de agosto que “si una empresa que hoy no es española vende sus activos a otra empresa extranjera, estaríamos en la misma situación y nada cambiaría. Pero si los vendiera a una empresa que fuera española y si me dan a elegir, yo preferiría que fuera una compañía española”, declaró.

El interés de las eléctricas españolas se podría encontrar en que, con esta operación, los activos se quedarían en casa y se eliminaría un competidor del mercado, con lo que el entorno competitivo mejoraría. Si la compra la realiza un operador sin presencia, o un fondo especializado, se mantendría el estatus actual. 
Publicar un comentario en la entrada