miércoles, 24 de septiembre de 2014

Sin la estrella de la función

El juicio por el naufragio del Concordia se reanuda sin Schettino

El juicio contra el capitán del "Costa Concordia", Francesco Schettino, por el naufragio del buque en 2012 en el que murieron 32 personas, se reanudó hoy tras la pausa del verano sin la asistencia de su comandante por primera vez desde que comenzó el proceso. Los abogados del capitán, único imputado en este proceso, afirmaron que Schettino, que hasta ahora ha estado presente en todas las audiencias, se ausentó por enfermedad.

El juicio contra Schettino comenzó el 17 julio de 2013 y el capitán se enfrenta a una posible condena de 20 años al ser acusado de homicidio culposo múltiple, abandono de la nave, naufragio y de no haber informado a las autoridades portuarias inmediatamente de la colisión contra un escollo frente a la isla italiana del Giglio.

El pasado 20 de julio, en un proceso paralelo sobre el naufragio del Concordia, se dictaminaron las penas de 23 meses y 18 meses a los oficiales Ciro Ambrosio y Silvia Coronica, respectivamente; de 20 meses al timonel Jacob Rusli; de 30 al jefe de a bordo, Manrico Giampedroni, y de 34 meses a Roberto Ferrarini, jefe de la unidad de crisis en tierra de Costa Cruceros, la naviera propietaria.

La defensa había solicitado pactar la pena como el resto de imputados para evitar la condena máxima de 20 años de prisión que afronta el capitán, pero el fiscal rechazó esta posibilidad.

En las pasadas audiencias se realizó una prueba pericial en la sala de mandos del barco, que fue posible después de que el crucero fuese enderezado y apoyado sobre una plataforma artificial.

En esta prueba participó el pasado febrero Schettino, que subió a bordo del Costa Concordia por primera vez tras la noche del suceso.

En estas fases del juicio han declarado diferentes testigos y expertos como el almirante Giuseppe Cavo Dragone, el responsable de los peritos nombrados por el juez instructor, quien explicó que el timonel del crucero realizó la maniobra indicada con 13 segundos de retraso, "pero que de todas maneras no se hubiera podido evitar el impacto con el escollo".

Tras la declaración del almirante, Schettino pidió poder declarar y aseguró que el timonel "no cumplió correctamente" sus órdenes.

El juicio se prevé aún largo ya que se han propuesto cerca 700 testigos y se han declarado damnificadas 4.228 personas y serán representadas por 62 abogados.

El naufragio del Costa Concordia ocurrió la noche del 13 de enero de 2012 después de que el barco chocara contra un escollo durante una maniobra del capitán para acercarse a la costa.

La defensa del capitán sostiene que Schettino nunca abandonó la nave sino que cayó a uno de los botes salvavidas, mientras que alegan que su maniobra posterior al impacto permitió salvar a la mayoría de los 4.200 pasajeros.

El desembarco de los pasajeros tras el impacto comenzó sólo horas después del choque y de manera caótica, según los testigos, y en esta fase murieron 32 personas de varias nacionalidades, entre ellas un español y dos peruanos.

En las fases previas al proceso, Costa Cruceros llegó a un acuerdo por el que deberá pagar un millón de euros como sanción administrativa.

Mientras tanto, tras una operación de ingeniería sin precedentes, el gigantesco crucero pudo ser trasladado desde las costas del Giglio al puerto de Génova para su desguace. 
Publicar un comentario en la entrada