lunes, 22 de septiembre de 2014

Su central

Royal Caribbean quiere que Barcelona sea su base principal en el Mediterráneo

La naviera Royal Caribbean quiere que Barcelona sea su "base principal" en el Mediterráneo, pero para ello emplaza al Puerto de Barcelona a continuar adaptando sus instalaciones a los barcos "más nuevos y más grandes" de esta compañía.

En una entrevista a Efe, el presidente de esta corporación internacional, Adam Goldstein, se ha mostrado satisfecho con las instalaciones del Puerto de Barcelona, donde atracó esta semana el Oasis of the Seas, el crucero más grande del mundo, y ha añadido que: "Esperamos que Barcelona sea en el futuro nuestra base principal en el Mediterráneo".

El año que viene el Allure of the Seas, con capacidad para alojar a 6.318 pasajeros y barco gemelo al Oasis of the Seas, ha elegido Barcelona como su base en España para hacer una temporada completa de cruceros por el Mediterráneo.

Preguntado por los planes que tiene para Barcelona, ha asegurado que confía en que "tenga éxito" tanto la estancia del Oasis of the Seas en Barcelona como la del Allure of the Seas en 2015, y ha añadido que si el Puerto sigue apoyando la llegada de cruceros de gran formato y creando la infraestructura necesaria para ello, "el futuro es brillante para que Barcelona sea la base principal de nuestros barcos más grandes" en el Mediterráneo.

Royal Caribbean es el grupo al que pertenecen compañías como la homónima Royal Caribbean Internacional, Celebrity Cruises, Azamara Club Cruises, Pullmantur, Croiseres de France y Tui Cruises, una sociedad conjunta con Tui.

Goldstein, que esta semana ha participado en el congreso de cruceros Seatrade Med en Barcelona, ha destacado el impacto económico de los cruceros para esta ciudad y ha defendido que los comercios puedan abrir los días festivos.

"La industria de cruceros tiene capacidad para aportar actividad económica (a la ciudad) los siete días de la semana. Abrir los comercios es la mejor forma de aprovechar los cruceros y de maximizar el número de empleos que se podrían generar", ha opinado.

A pesar de que Barcelona es actualmente el principal puerto de cruceros del Mediterráneo, Goldstein cree que la capital catalana está "bastante lejos" de superar a los puertos de Miami (EEUU).

"Europa es extremadamente importante para nosotros en primavera, verano y otoño, pero en invierno tenemos que desplazar los barcos a otro lugar. Quizá podamos superar este obstáculo a medida que vaya creciendo el mercado, pero sigue siendo un factor limitador hoy en día", ha asegurado.

En cuanto al mercado español, ha comentado que es "importante" en Europa junto al italiano y al francés, aunque el Reino Unido, Estados Unidos o China continúan siendo los mercados principales.

Respecto a la alianza con la compañía turca Global Ports Holding (GPH) para controlar la sociedad Creuers del Port, que explota cinco de las seis terminales de cruceros del Puerto de Barcelona, ha evitado entrar en detalles y revelar cuánto ha invertido Royal Caribbean y qué porcentaje de la compañía controla.

A la pregunta de cuáles son las áreas con más potenciales de crecimiento en el sector de los cruceros, ha comentado que los aumentos más importantes se dan en Asia y en particular en China.

Respecto al futuro de los cruceros, ha asegurado que continuarán haciéndose barcos incluso más grandes que el Oasis o el Allure of the Seas, aunque seguramente habrá un "inusual período de estabilidad" hasta pasar hasta la siguiente clase de barcos.

En este punto, Goldstein ha comentado que las mayores tasas de satisfacción entre los clientes de cruceros se dan entre los de mayor tamaño. 
Publicar un comentario en la entrada