lunes, 15 de septiembre de 2014

Daños a si mismo

Sanciones contra Rusia arruinan planes de Exxon en el Ártico
La empresa estadounidense tenía un acuerdo de cooperación con la petrolera estatal rusa Rosneft, que se ve truncado por medidas comerciales tomadas contra Moscú.

La presunta implicación de Rusia en el conflicto separatista que afecta a Ucrania determinó una serie de sanciones económicas contra Moscú, que ahora han terminado afectando a empresas estadounidenses. De acuerdo a información publicada este domingo (14.09.2014) por The Wall Street Journal, las últimas medidas aprobadas por Washington el viernes 12 de septiembre tendrán fuertes repercusiones para la empresa ExxonMobil.

Las sanciones, que se suman a otras adoptadas por la Unión Europea, prohíben la exportación de productos, servicios y tecnología para la explotación petrolera a las empresas rusas Rosneft, Gazprom, Gazprom Neft, Lukoil y Surgutneftegas. Además, se dio plazo hasta el próximo 26 de septiembre a las compañías estadounidenses para suspender las relaciones comerciales con sus contrapartes rusas.

Exxon es la firma más perjudicada con la decisión, porque en 2011 cerró un amplio acuerdo de cooperación con Rosneft, la petrolera estatal rusa. Hasta ahora se han gastado unos 2.500 millones de euros para buscar petróleo y gas en el Ártico ruso. Eso era sólo el principio: el presidente Vladimir Putin había anunciado que Exxon y Rosneft podrían llegar a invertir hasta 500.000 millones de dólares.

Sanciones, “un error”

El propio Putin había anunciado con bombos y platillos el inicio del proyecto a principios de agosto. Con las perforaciones de prueba conjuntas ruso-estadounidenses en el mar de Kara, la economía internacional muestra “pragmatismo y sana racionalidad”, dijo entonces el mandatario ruso. Ambas compañías cooperan ya en campos petroleros en Siberia y frente a la isla oriental rusa de Sajalín.

Además, decenas de proyectos acordados por Rosneft y Gazprom Neft con Exxon, con la anglo-holandesa Royal Dutch Shell, con la noruega Statoil y con la italiana ENI tendrán que ser puestos en pausa. Por otro lado, empresarios alemanes consideraron las nuevas sanciones de la UE contra Rusia como un “error”, pues “no ayudarán a aliviar las tensiones. Probablemente estamos al comienza de una peligrosa espiral de sanciones”, dijo Eckard Cordes, presidente del Comité Alemán de Relaciones Económicas con Europa Oriental.
Publicar un comentario en la entrada