lunes, 15 de septiembre de 2014

Cambian el modelo

Euskadi usa gas natural y gasolinas y abandona el carbón

Los derivados del petróleo -gasóleos y gasolinas- y el gas natural son las principales fuentes de energía de Euskadi, donde ganan peso las energías renovables y prácticamente se ha abandonado el carbón, según un estudio del Ente Vasco de la Energía hecho público hoy.

El informe sobre la energía en Euskadi, correspondiente al año 2013, constata un nuevo descenso del consumo, debido a la crisis, con la salvedad del sector transporte, que mantiene su tendencia al alza de los últimos años.

El mix de energías consumidas en Euskadi ha variado notablemente en los últimos 30 años. Así, de depender casi en exclusiva de los derivados del petróleo, se ha pasado a un consumo diversificado.

Actualmente el gas natural representa el 38,1 % de la demanda de energía, y el petróleo y sus derivados -gasóleos y gasolinas- suponen el 41,2 %. La energía eléctrica representa el 12,4 % y las energías renovables el 7,2 % de la energía consumida. El carbón abastece únicamente el 0,8 % de las necesidades.

Lo que ha bajado es la demanda; por tipos de energía, la eléctrica se redujo un 2 %, y el gas natural un 8,2 %.

El transporte, único sector que ha crecido, ha impulsado en un 1,9 % la demanda de derivados del petróleo. El consumo del carbón se redujo un 85 % gracias al cierre de la central de Pasaia, lo que hace que prácticamente haya desaparecido (se sitúa en el 0,8 % del total de la energía consumida) salvo para usos industriales muy concretos que lo requieren como materia prima para la producción.

Los sectores con un mayor consumo energético son la industria, que gastó el 41 % del total de la energía consumida, así como el transporte, que consumió un 36 % del total.

Las energías renovables siguen creciendo: un 20 % en 2013, gracias a la abundancia de precipitaciones registradas en el año, y ya abastecen el 7,2 % de la demanda.

El mayor aprovechamiento se obtiene de la biomasa, con un 57 % del total, seguido de los biocarburantes con un 23 %, la hidroeléctrica con un 11 % y la eólica con un 6,6 %. La energía solar produce el 1,7 % del total del aprovechamiento renovable.

Por último, el coste de la energía para el consumidor final (industria, doméstico, comercial, transporte, sector primario) disminuyó un 2,1 % en 2013 tras años de aumentos significativos desde 2005. En total, la factura del pasado año supuso 6.093 millones de euros. 
Publicar un comentario en la entrada