viernes, 19 de septiembre de 2014

Punto final

La naviera, dispuesta a devolver las ayudas a la autopista del mar y liquidar la línea
El PP tumba una propuesta del PSOE en el Congreso para mantener "las medidas de apoyo"que garanticen la Gijón-Nantes

La naviera LD Lines, que gestiona la autopista del mar entre Gijón y Nantes, está dispuesta a devolver las subvenciones recibidas de la Unión Europea y de los gobiernos de España y Francia y liquidar definitivamente la línea marítima, sin atender a más negociaciones. Tal fue la respuesta dada por altos directivos del grupo francés la pasada semana en París a representantes de los dos gobiernos implicados, cuando amenazaron a LD Lines con reclamar judicialmente la devolución de las ayudas si no mantenía la conexión de El Musel con Saint Nazaire después del 17 de septiembre. La línea se clausuró oficialmente ayer, con la última salida del ferry desde Gijón.

Según pudo saber este periódico, la naviera habría aceptado prorrogar la conexión con Nantes hasta el 31 de diciembre, cobrando en ese plazo las subvenciones aún pendientes de recibir y con el compromiso de seguir negociando una salida a la permanencia de la autopista del mar, sea por la vía de la autorización de nuevas ayudas -que tanto Francia como España descartaron- o mediante otro tipo de incentivos que aseguraran la viabilidad de la línea. Pero entiende que no hay voluntad de acuerdo.

Por otra parte, el voto en contra del Partido Popular impidió ayer que la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados aprobara una Proposición no de Ley del Grupo Socialista, defendida por el diputado asturiano Antonio Trevín, por la que se instaba al Gobierno español, en colaboración con el Ejecutivo francés, a "mantener las medidas de apoyo necesarias" para "garantizar la continuidad en el funcionamiento de la línea marítima Gijón-Nantes", además de llevar a cabo "un diálogo constructivo con la sociedad explotadora de la línea", LD Lines.

La iniciativa socialista fue apoyada por el resto de grupos de la cámara, pero el PP hizo valer su mayoría absoluta para rechazarla, "aunque la compartimos al cien por cien", con el argumento, como explicó la diputada popular Ángeles Fernández-Ahúja, de que "la proposición llega tarde porque el Gobierno central ya está haciendo todo lo posible", para lo que puso como ejemplos la reunión de la pasada semana en París entre los ejecutivos francés, español y la naviera LD Lines o el encuentro que tendrá lugar en Madrid entre la consejera de Fomento y el Ministerio de Fomento, "porque es el máximo interesado en que la línea", que calificó de "rentable", "se mantenga operativa en el corto y en el medio plazo". Ahuja llegó a acusar a Trevín de parecer el "portavoz" de LD Lines y al Gobierno de Zapatero de la suspensión de la línea por incluir la cláusula de que la naviera podría retirarse si la conexión marítima no resultaba rentable al finalizar el periodo de subvenciones.

Trevín justificó la necesidad del mantenimiento de la autopista del mar Gijón-Nantes por su "sentido estratégico" y también acusó a la naviera de no haber sabido hacerla rentable pese "a su alta ocupación, de más del 70%". El diputado socialista exigió a la Ministra de Fomento, Ana Pastor, "garantizar la continuidad de la línea, negociando con la actual concesionaria o recuperando las subvenciones y sacando la misma otra vez a concurso" y le exigió "dar la cara, ponerse al frente de la negociación y demostrar que sus personales relaciones con Galicia no le impiden un posicionamiento claro a favor de Gijón", en alusión a la próxima apertura de la autopista del mar de Vigo.
Publicar un comentario en la entrada