lunes, 1 de septiembre de 2014

Nueva tecnología

NKK Y NAKASHIMA PROPELLER HAN INSTALADO EN UN MERCANTE UNA HÉLICE DE FIBRA DE CARBONO REFORZADA

La sociedad de clasificación Nippon Kaiji Kyokai (NKK), integrante de IACS, y la empresa tecnológica Nakashima Propeller hicieron público el pasado 29 de agosto la instalación de una hélice de fibra de carbono y plástico reforzado (CFRP) en el buque TAIKO MARU, de la naviera Sowa Kaiun, un pequeño buque quimiquero de 499 GT. Es la primera vez que se instala en un mercante una hélice de este tipo de material.

La hélice de fibra de carbono reforzado es fruto de una investigación financiada por el Gobierno japonés a través de la Asociación japonesa de maquinaria y equipos navales y NKK que llevaron a cabo durante siete años los técnicos de Nakashima Propeller, la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Tokyo, el Instituto Japonés de Investigación Naval y los astilleros Imabari.

No obstante su extraordinaria ligereza, el material de la nueva hélice ha demostrado una dureza y resistencia superior al compuesto de bronce y aluminio con que se construyen las hélices convencionales. Dado el escaso peso de la helice, el eje ha de tener un diámetro menor, lo que contribuye significativamente a reducir el peso del buque y el gasto de combustible.

La robustez de las finas palas de la nueva hélice han permitido darle un mayor diámetro, lo que ha significado dotarla de una mayor eficiencia.

El TAIKO MARU había instalado en 2012 una hélice lateral de fibra de carbono reforzado. El éxito de la iniciativa empujó a la naviera Sowa Kaiun a extender el material a la hélice principal, convirtiendo al buque en el primero en utilizar una hélice de estas características.

Como parte de su contribución al proyecto, la NKK sometió al material de la nueva hélice a numerosas pruebas de fatiga para valorar sus propiedades mecánicas. Las palas fueron examinadas en condiciones de presión extremas para determinar su comportamiento en la peores condiciones de la mar. A su vez, la clasificadora sometió la construcción e instalación de la hélice a un control riguroso antes de formalizar su aprobación.
Publicar un comentario en la entrada