lunes, 8 de septiembre de 2014

Sin patria ni comprador

Buque fantasma vaga por el mar

Este caso podría denominarse el millonario misterio del buque petrolero fantasma. Con su carga valuada en unos 100 millones de dólares, el buque ha estado vagando por los mares en busca de un comprador.

El problema es que no está claro quién es su verdadero dueño y, por ende, su transporte por los mares del mundo y su posible compraventa están envueltos en la niebla de litigio legal y la controversia política. Se trata del buque petrolero United Kalavrvta, con un enorme cargamento de cerca de un millón de barriles de crudo y vagabundo de los océanos.

De acuerdo al periódico Washington Post, su destino era el puerto estadounidense de Galveston, Texas, pero nunca llegó allí y, ahora, ha desaparecido misteriosamente con toda su riqueza, hablándose en todo el mundo del buque petrolero United Kalavrvta que "desapareció" en aguas del Golfo de México.

El buque, anteriormente llamado SCF Byrranga, es el centro de una disputa entre el gobierno de la región autónoma kurda de Irak, que es una entidad virtualmente independiente aunque nominalmente sea parte de ese país, y del gobierno iraquí. Ambos claman que ese petróleo les pertenece, junto a los muchos millones que genere su venta. Basta decir que ambos gobiernos, inmersos en momentos de grave tensión militar y política tras la violenta emergencia del grupo Estado Islámico de Irak y Levante (ISIS por sus siglas en inglés) están desesperados por hacerse de ese dinero.

El gobierno iraquí afirma que la exportación de petróleo es su facultad exclusiva y que cualquier venta de petróleo extraído de Irak que no esté bajo su control es ilegal. Pero el barco, propiedad de una naviera griega, es controlado por los kurdos.

El Post informó que el gobierno iraquí entabló una demanda ante tribunales en Texas para que el buque y su carga sean embargados al tocar la costa estadounidense y una orden inicial para retener el petróleo fue emitida. El gobierno kurdo ha rechazado esa demanda diciendo que una corte estadounidense no tiene jurisdicción para decidir quién es el propietario de ese crudo.

Mientras, el United Kalavrvta permaneció anclado frente a la costa texana en el Golfo de México. La corte finalmente determinó no tener jurisdicción en relación a la propiedad de ese petróleo y levantó la orden de embargo del crudo. 
Publicar un comentario en la entrada