lunes, 29 de junio de 2015

Bueno...

La Universidad de Harvard certifica que el fracking ayuda en la lucha contra el cambio climático

El desarrollo del gas natural no convencional supone un complemento necesario en la transición hacia un sistema energético más limpio y bajo en carbono. Así lo asegura el informe 'America's Unconventional Energy Opportunty', elaborado por la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard en colaboración con The Boston Consulting Group.

En el informe se destaca que desde 2005, el uso del gas natural en Estados Unidos ha pasado de un 19 por ciento a más del 28, y se argumenta que este cambio ha contribuido a reducir en más del 25 por ciento las emisiones de CO2 en el sector eléctrico desde 2005. “El gas natural es el único combustible rentable que puede conducir a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en un 30 por ciento para el año 2030”, asegura el informe de Harvard.

Para David Alameda, director general de Shale Gas España, este estudio confirma que “el gas natural es el combustible fósil más limpio y rentable del que se dispone en la actualidad y está llamado a jugar un papel fundamental en la transición a un sistema energético más sostenible. Es el complemento ideal para las energías renovables. España tiene recursos de gas natural convencional y no convencional que podrían cubrir nuestro consumo durante 90 años. Por ello debemos explorar nuestros recursos.”

El estudio asegura también que “los recursos de gas y petróleo no convencionales de Estados Unidos son una oportunidad única para mejorar la competitividad económica del país en las próximas décadas”.

Los no convencionales están contribuyendo a reducir la dependencia energética de Estados Unidos y han situado al país como primer productor mundial de hidrocarburos. Además, según los autores del informe, en 2014 han aportado 430.000 millones de dólares al Producto Interior Bruto y han significado una reducción del déficit federal de un 13 por ciento; el sector ha creado 2,7 millones de puestos de trabajo con salarios 1,9 veces superiores a la media del país; y el precio del gas se ha reducido en más de un 60 por ciento en los últimos diez años, lo que supone un ahorro medio de 800 dólares en la factura de cada familia, concluye el informe de Harvard.

Para sus autores, es necesario potenciar la innovación tecnológica y no desaprovechar esta gran oportunidad: “El sector público y privado deben invertir en la investigación de tecnologías energéticas rentables y bajas en carbono, incluyendo el potencial del gas natural no convencional”. 

Fuente

Publicar un comentario en la entrada