jueves, 25 de junio de 2015

También se anima

El magnate Richard Branson quiere que sus cruceros con barcos 'boutique' hagan escala en Cuba

El primer crucero de la empresa Virgin Cruises zarpará en 2020 del puerto de Miami, anunció el martes el magnate británico Richard Branson, quien decidió apostar en su última aventura empresarial por barcos "boutique" de mediano tamaño, informa AFP.

El primer crucero realizará un recorrido por el Caribe de una semana partiendo de Miami. Branson dijo que le gustaría que sus barcos hicieran escala en Cuba, al que calificó de "un país fantástico", pero dijo que todavía no está en los planes.

Washington otorgó en mayo por primera vez en medio siglo unas cinco licencias para permitir servicios de barcos con pasajeros entre Estados Unidos y Cuba, en medio del acercamiento entre los dos países, pero los trayectos no se han concretado aun.

"Virgin Cruises planea generar olas con una experiencia original e íntima", indicó Branson en rueda de prensa en el Pérez Art Museum de Miami, a donde llegó, fiel a su estilo irreverente, en un helicóptero entre fuegos artificiales.

La empresa "transformará la experiencia de un crucero. El enfoque de Virgin Cruises será del agrado de personas que suelen usar cruceros y de las que no", dijo Branson, el fundador de 62 años de Virgin Group, que engloba más de 400 empresas en diversos sectores, desde una compañía ferroviaria a una aerolínea, pasando por un banco o un operador de cable.

El excéntrico millonario recorrió los pocos kilómetros entre el puerto de Miami y el museo en un helicóptero, del cual descendió vestido con un gorro y camisa de capitán de un barco, pero con pantalones cortos y zapatos náuticos rojos, acompañado de dos modelos vestidas con ajustados trajes marineros.

Branson, quien dijo que desde los 27 años soñaba con tener una empresa de cruceros, encargó los tres primeros barcos a la empresa italiana Fincantieri, que los entregará para empezar a operar en 2020, 2021 y 2022, respectivamente.

"Tomamos la decisión de ir contra la corriente actual de construir megacruceros, así que vamos a construir barcos boutique más pequeños", dijo el presidente de Virgin Cruises, Tom McAlpin. "Hemos elegido deliberadamente este tamaño que permitirá ofrecer una excelente variedad de experiencias en un ambiente más íntimo", agregó.

Aunque la empresa reveló que los barcos tendrán 110.000 toneladas, con unas 1.430 cabinas en las que podrán viajar unos 2.800 pasajeros, junto a una tripulación de 1.150 personas, decidió mantener en secreto los bocetos de diseño de las embarcaciones y sus características técnicas.

"Son máquinas de alta tecnología, con un nivel de entretenimiento muy complejo y con retos tecnológicos, pero estoy seguro de que juntos podremos desarrollar algo especial", adelantó Vincenzo Petrone, presidente de Fincantieri.

Virgin Cruises es una firma conjunta de Virgin Group y el fondo de inversiones Bain Capital. El monto de la inversión no fue revelado.

Existe un gran segmento de la población "predominantemente joven, aventurero, apasionado y altamente sofisticado" interesado en los cruceros pero que siente que "el producto en la práctica no satisface sus demandas", y ese el objetivo de Virgin Cruises, dijo Ryan Cotton, director ejecutivo de Bain Capital.

De su lado, el alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Gutiérrez, se congratuló por la instalación de Virgin Cruises en la ciudad, lo que a su juicio creará nuevos puestos de trabajo en el puerto, que ya emplea a unas 200.000 personas en el mundo.
Publicar un comentario en la entrada