jueves, 18 de junio de 2015

Cuando no vengan más, lloraremos

Los precios de Reparaciones, aún sin fijarse tras seis meses en discusión

Medio año después de que Navantia abriese la licitación para fijar los precios a los que pagará los trabajos en la división de Reparaciones de la ría a las compañías auxiliares, el proceso sigue en discusión. El recorte en las tarifas marcadas por la dirección de la compañía pública, que según fuentes empresariales ronda el 15 % ha provocado un tira y afloja entre las subcontratas y los responsables de este área de negocio, que continúa sin resolverse.

Cuando se publicó la licitación, algunas empresas advirtieron de que, de aplicarse los recortes, tendrían que abandonar el negocio de la reparación naval en la ría, ante la imposibilidad de desarrollar los trabajos requeridos a los precios fijados y sin incumplir los acuerdos laborales y salariales firmados con los sindicatos. Aunque inicialmente la mayoría de la subcontratas mantuvo una postura contraria al recorte impuesto por la empresa pública, en las últimas semanas, según han manifestado fuentes sindicales, algunas compañías pertenecientes a grandes grupos habrían accedido al ajuste, provocando cierto malestar en las de menor tamaño.

Las subcontratas insisten en que no pueden afrontar nuevos recortes, ya que trabajan con precios congelados desde hace seis años, mientras que han continuado pagando a sus plantillas de acuerdo con los pactos que exigen unos mínimos salariales y laborales en el sector.

De hecho, los sindicatos temen que los ajustes que plantea para las compañías la dirección de los astilleros públicos repercuta en un deterioro de las relaciones laborales, tal y como ha sucedido en la división de nuevas construcciones. Las licitaciones para la contratación de obras y servicios del flotel han implicado un empeoramiento en las condiciones de trabajo de las plantillas de las compañías adjudicatarias, con sueldos de hasta 600 menos que los que se cobraban antes de que se produjera la paralización de las factorías públicas.

Flexibilidad

Debido a la flexibilidad y rapidez que se precisa en el negocio de reparaciones, en el que el cumplimiento de los plazos y el coste son las dos piedras angulares, la red de subcontratistas de la división de Carenas es muy estable. Sin embargo, algunas fuentes empresariales sostienen que Navantia estaría presionando para que las firmas admitiesen las condiciones fijadas ya que, de lo contrario, daría entrada a nuevas compañías, de mayor tamaño y dispuestas a entrar en el negocio aunque las condiciones económicas no fuesen de entrada muy atractivas.

Consultada la empresa pública, esta sostiene que las tarifas en la división de Reparaciones «vienen determinadas por las circunstancias del mercado» y con la premisa de buscar la competitividad, «porque si Navantia no resulta competitiva, no consigue contratos» y sin estos «no habrá actividad para dichas compañías».

También asegura que su política de precios busca «contribuir de forma esencial al mantenimiento de la carga de trabajo en Reparaciones y por tanto en Ferrolterra» e insiste en que solo lo logrará siendo competitiva en el mercado.
Publicar un comentario en la entrada