lunes, 29 de junio de 2015

Sigue a pique

LA DEMANDA DE GAS EN ESPAÑA CAYÓ UN 9,6% EN 2014

La demanda total de gas en España se situó en 301.433 gigavatios hora (GWh), lo que supone una caída del 9,6% respecto al 2013, siendo el sector industrial el primer consumidor (65%), seguido del sector de la generación eléctrica (17%) y del doméstico-comercial (16%).


Así consta en el informe anual de la Asociación Española del Gas (Sedigas), que muestra que la actividad total del sistema gasista español alcanzó los 393.405 GWh, un 1,4% menos que el ejercicio anterior. Corregido el efecto de las altas temperaturas registradas el pasado año, dicha actividad se hubiera incrementado en torno al 2% con respecto a 2013.


España fue en 2014 el país con un mayor volumen de gas natural licuado (GNL) reexportado a nivel mundial, con un total de 3,84 millones de toneladas (Mt), lo que representa el 60% sobre el total.
Esta cifra se encuentra por encima del 18% correspondiente a Bélgica, el segundo país, destacó la patronal gasista, que explicó que esta situación es posible por ser España el país europeo con mayor capacidad de regasificación. De las 22 plantas instaladas en el continente europeo (otras siete se encuentran en construcción), seis están operativas en el territorio español, con un volumen que representa el 36,5% de la capacidad de almacenamiento de GNL en Europa.


Según recoge el informe, para 2035 se espera una mayor diversificación de fuentes en Europa, de manera que dos tercios del gas llegarán vía gasoducto y el tercio restante a través de buque metanero, en forma de GNL.


Esta situación mejora la realidad actual, donde el 86% de gas en Europa está vinculado al gasoducto y sólo el 14% llega en forma de GNL. Por el contrario, España supera las expectativas al recibir el 47% del gas a través de sus regasificadoras.


GAS DE 11 ORÍGENES


España está recibiendo actualmente gas de 11 orígenes distintos, mientras que en Europa hasta seis países dependen de Rusia como único proveedor al suministrar gas con una cuota del 27% del total consumido.
Con excepción de España, Portugal, Reino Unido y Dinamarca, todos los miembros de la Unión Europea cuentan, en mayor o menor proporción, con gas ruso en su ‘mix’ energético. A su vez, casi el 50% de gas ruso que se consume en Europa llega a través de Ucrania.


El informe de Sedigas recoge que en 20 años el GNL será el sistema más importante para comercializar gas a nivel global, gracias a un incremento anual de las exportaciones del 4,3%. La ola exportadora de Estados Unidos, que se puede situar como principal productor mundial del gas en 2020, reforzará esta situación, apunta Sedigas. Por otro lado, se espera la aparición de nuevos países importadores, sobre todo en zonas del sudeste de Asia y la India.

Fuente

Publicar un comentario en la entrada