jueves, 18 de junio de 2015

Muy necesario

Navantia Fene logra su segundo contrato eólico, que empleará a 280 personas

El astillero de Navantia Fene recibió ayer su segundo contrato en menos de un año en el sector eólico. También es el segundo que consigue de forma directa -y no a través de Navantia Ferrol- desde hace 12 años. En noviembre se anunció que los talleres de la antigua Astano construirían 29 soportes para soportar los aerogeneradores de un parque eólico marino en Alemania. Ayer se firmó en Oslo el contrato para la fabricación de cinco estructuras flotantes en las que se instalarán otros tantos aerogeneradores marinos en el parque Hywind, en Escocia. El acuerdo se ha rubricado con Hywind Scotland Ltd., filial de la compañía petrolera noruega Statoil.

Si el primer encargo suponía unas 641.000 horas de trabajo, que darían empleo a 450 personas, en este caso son 400.000 y los trabajadores que se necesitarán serán 280. La construcción arrancará a finales de este año y el tiempo de ejecución será de 15 meses, ya que la empresa estima que la última estructura será entregada en febrero de 2017. Con esta operación el astillero se garantiza carga de trabajo para un año y medio, un buen dato teniendo en cuenta la sequía de contratos que todavía afecta a una parte importante del sector de la construcción naval en Galicia Cada una de ellas, semejantes a grandes tubos, tiene un peso de unas 3.500 toneladas, una longitud de 90 metros y un diámetro de 14,5 metros.

El parque de Hywind es el primer parque flotante del mundo y se considera pionero. Está situado a 25 kilómetros de la costa escocesa y es menos agresivo para la flora y la fauna que otros similares. Es un proyecto que consiste en la colocación de aerogeneradores marinos flotantes para aprovechar la energía eólica en mares profundos.

El parque de 30 MW constará de cinco turbinas flotantes, de 6 MW cada una, que estarán en aguas que superarán los 100 metros de profundidad. La turbina eólica flotante cuenta con aspas de 40 metros y se eleva unos 30 sobre la superficie marina. Debajo del agua irán instalados los tubos de 90 de metros que se construirán en Fene. La tecnología que se utilizará en este parque ya ha sido probada con buenos resultados en un proyecto piloto en Noruega.

Los astilleros gallegos de Navantia ya tienen en marcha otro trabajo vinculado al sector energético con la fabricación, para Iberdrola, de 29 estructuras metálicas que sujetarán los molinos del parque eólico de Wikinger (Alemania), en el Mar del Norte. "Este programa, junto al de Wikinger, representa un importante paso para la consolidación de Navantia en la industria eólica marina y para la consecución de nuevos contratos", subrayó Navantia a los medios para informar del nuevo contrato.

Una de las materias en las que ha puesto más énfasis la patronal gallega del metal Asime es en la necesidad de diversificar el sector de la construcción naval hacia otro tipo de mercados que no sea el de buques pesqueros -solo la flota vasca se está renovando en España- u otro tipo de embarcaciones tradicionales, sino de aprovechar la demanda del negocio offshore. Este mercado ofrece posibilidades tanto para la construcción de buques auxiliares para plataformas -de extracción de petróleo o gas- o de aprovechamiento energético, como es el caso de los parques eólicos marinos. El de Navantia es un ejemplo de la posible reconversión o diversificación del negocio de los astilleros gallegos. 

Fuente

Publicar un comentario en la entrada