lunes, 15 de junio de 2015

Otros pioneros de medio ambiente

EL RO-PAX ‘AMPERE’, PRIMERO DEL MUNDO ALIMENTADO POR BATERÍAS, INICIA SU OPERATIVA EN NORUEGA 

Esta semana ha iniciado su operativa en Noruega el AMPERE, primer buque Ro-Pax del mundo alimentado por baterías. Este catamarán de la naviera Norled, ha sido construido por el astillero noruego Fjellstrand. La empresa alemana Siemens ha sido la encargada de suministrar el sistema de propulsión eléctrico y acondicionar las estaciones en tierra para la carga de las baterías de iones de litio del buque con energía hidroeléctrica.

Con esta nueva forma de propulsión, Norled reduce el coste de combustible en un 60%. También supone el primer paso de esta naviera para conseguir que sus servicios a lo largo de la costa de Noruega estén complemente libres de emisiones. En total, opera al menos 50 rutas susceptibles de utilizar baterías.

“Estamos muy emocionados y somos optimistas sobre el uso de esta tecnología y cómo va a ayudar a dar forma al futuro de tecnologías marítimas respetuosas con el medio Ambiente”, dijo Mario Azar, director general de Siemens Business Unit Oil & Gas and Marine, “y encantados de poder aplicar nuestros conocimientos en esta área para un proyecto importante”, añadió.

El AMPERE cubrirá los seis kilómetros que separan las localidades de Sognefjord Lavik y Oppedal un total de 34 veces al día en un viaje que dura alrededor de 20 minutos. Las baterías de a bordo se conectan directamente a la red eléctrica para su recarga durante la noche, cuando el ferry no está en uso. Debido a que la red de energía eléctrica es relativamente débil en la región, Siemens y Norled decidieron instalar tres grupos de baterías, uno a bordo del buque y uno en cada muelle para alimentar al buque durante su permanencia en puerto, que se recargan durante la navegación.

En cada viaje el buque consumirá unos 150 kWh, aproximadamente el consumo medio de electricidad de un hogar noruego en tres días. En total, consumirá anualmente alrededor de 2 millones de kWh, mientras que un ferry que funcionase con diésel consumiría al menos 1 millón de litros de combustible al año y emitiría 570 toneladas de CO2 y 15 de NOx.)

Este ferry tiene 80 metros de eslora y 20 metros de manga y está propulsado por dos motores eléctricos, cada uno con una potencia de 450 kW. Está construido exclusivamente en aluminio, de modo que pesa la mitad que uno convencional, a pesar de sus baterías de 10 toneladas y de su capacidad para 360 pasajeros y 120 vehículos. Además, se estima que el casco de aluminio tiene el doble de vida de un casco de acero, reduciendo también los costes de mantenimiento.

El proyecto de Norled y Siemens es el resultado de un concurso que el Ministerio de Transporte y Comunicaciones y la Administración Noruega de Carreteras lanzaron en 2010.
Publicar un comentario en la entrada