viernes, 21 de febrero de 2014

Atándose la soga ellos mismos

Las navieras piden bajar los costes de la estiba en Valencia un 30%
El acuerdo laboral con los estibadores del Puerto de Valencia sigue sin tener visos de solución después de un año de negociaciones. Los muelles valencianos perdieron un 3% de sus contenedores en 2013 frente al alza de Algeciras y Barcelona.

El tan ansiado acuerdo en la estiba del Puerto de Valencia para reducir costes y evitar la fuga de tráficos, principalmente de contenedores en tránsito, una de sus principales cargas, no parece próximo. La Asociación Naviera Valenciana cargó ayer contra las últimas propuestas de los sindicatos que consideran que incrementan los costes ya existentes y que incluso se comprometen a cumplir medidas que ya deberían estar implantadas según la legislación laboral.

Una situación que además se agrava con los datos de cierre de 2013 que publicó la Autoridad Portuaria de Valencia. Sus muelles movieron un total de 65 millones toneladas, lo que supone un retroceso del 1,79% respecto al ejercicio anterior. en el caso del tráfico de contenedores, desciende un 3,18% hasta los 4,32 millones de TEU debido, fundamentalmente, a la contracción del tráfico de tránsito que a cierre del año disminuye un 5,37%. Precisamente el trasbordo es el tráfico más afectado por los costes de la estiba.

Según las navieras, los costes de la estiba en el Puerto de Valencia deberían bajar como mínimo un 30% para que vuelva a ser competitivo. Un 15% de esta reducción se derivaría de medidas que aporten mayor flexibilidad en la organización de los recursos. El otro 15% tendría que venir, inevitablemente de la reducción de los salarios o aquellos complementos que incrementan los sueldos.

La patronal acusa a los sindicatos de incluir en su propuesta "empezar a cumplir con aspectos que ya están recogidos dentro de la legislación laboral vigente en el sector: Trabajar completamente la jornada laboral de seis horas estipulada legalmente o el número de horas anuales trabajadas y mejorar los relevos entre los estibadores para evitar pérdidas de tiempo, (unas pérdidas de tiempo que suponen a las navieras y las terminales un coste cercano a los cinco millones de euros anuales)".

Según la asociación, el tráfico de trasbordo supone un 60% del total del Puerto de Valencia. La pérdida de ese tráfico afectaría profundamente a la comunidad portuaria, de la que dependen 18.000 puestos de trabajo. Al mismo tiempo sería un duro revés para la economía de la Comunidad Valenciana, con sectores que exportan ya el 80% de su producción, y además lo hacen por el Puerto de Valencia. 
Publicar un comentario en la entrada