sábado, 8 de febrero de 2014

Contigo o sin tí

Canal de Panamá advierte que puede lograr 1.500 millones para seguir con obras

Jorge Quijano, jefe de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), dijo a Reuters que, si es necesario, el canal podría obtener por sí mismo financiación por los 1.500 millones de dólares necesarios para completar el proyecto de construcción.

Un funcionario familiarizado con el proceso dijo que si no se llega a un acuerdo en "cuestión de días", la ACP podría pedir a la aseguradora Zurich North America terminar el contrato con el consorcio Grupo Unidos Por el Canal (GUPC), liderado por la constructora Sacyr y en el que participa la firma italiana Salini Impregilo.

"Hemos hecho movimientos significativos en nuestra posición para que puedan continuar con el trabajo, y si no están de acuerdo no podemos seguir esperando", dijo Quijano en una entrevista telefónica. Agregó que el proyecto se completará en 2015 "con o sin" el consorcio.

Quijano ha mantenido conversaciones con otras empresas sobre el trabajo pendiente en la expansión, pero se negó a nombrarlas.

El proyecto multimillonario de ampliación se sumió en las dudas el miércoles después de que las conversaciones entre el administrador del canal y el consorcio se rompieron.

Cámaras en vivo en internet muestran a la obra con camiones parados en medio de tramos de lodo junto al canal.

El consorcio discrepa con el canal sobre quién pagará los 1.600 millones de dólares (unos 1.180 millones de euros) en costes no previstos en los que dice ha debido incurrir, en parte debido a lo que sostiene fueron estudios geológicos defectuosos realizados por la autoridad del canal. El canal niega esas afirmaciones.

Si bien ambas partes han acordado resolver las disputas mediante un arbitraje internacional, el consorcio aún necesita efectivo de inmediato para seguir trabajando.

La autoridad del canal ha dicho que aún está abierta a alcanzar un acuerdo con el consorcio y dos fuentes dijeron el jueves que el consorcio todavía está en contacto con el canal en un intento por reiniciar las negociaciones.

Las obras representan un cuarto de los ingresos internacionales de Sacyr, lo que ayuda a compensar una fuerte desaceleración económica en su país.

Quijano dijo que el canal podría reunir los fondos necesarios sin importar si la aseguradora Zurich paga o no el bono de 400 millones de dólares adoptado como seguro en caso de que el consorcio no concluya el proyecto.

Incluido ese bono, la autoridad del canal dijo que tiene bonos y garantías existentes por cerca de 1.200 millones de dólares.

"Sea lo que sea lo que no tengamos, lo conseguiremos", dijo Quijano. "Estamos sufriendo un accidente aquí y esperamos que (Zurich) de un paso al frente", agregó.

Cualquier demora en el proyecto sería un revés para compañías de todo el mundo ansiosas por enviar buques más grandes a través del Canal de Panamá, incluidos los productores de Gas Natural Licuado (LNG, por sus siglas en inglés) que quieren vender desde la costa del Golfo de México a los mercados de Asia.

El proyecto ha estado estancado en disputas desde que el consorcio, que también incluye a una firma belga y a una panameña, ganó una licitación para duplicar la capacidad de la ruta transoceánica de 80 kilómetros de extensión.

Originalmente se esperaba que el proyecto de expansión total costara cerca de 5.250 millones de dólares, pero los costes adicionales podrían aumentar esa cifra a cerca de 7.000 millones de dólares.

La autoridad del canal dijo que ya pagó al consorcio 2.800 millones de dólares de los 3.120 millones que ofertó por la porción más importante del proyecto, que corresponde a la construcción de un nuevo grupo de esclusas.

Un funcionario del canal con conocimiento del proceso dijo que la autoridad no necesitaría recurrir a una gran compañía constructora si se rescinde el contrato, ya que un 67 por ciento de la sección de las esclusas ya ha sido completado.

El consorcio ha dicho que la autoridad del canal está siendo "injusta" al esperar que cubra por sí solo los excesos de costes, que funcionarios y diplomáticos temieron que serían inevitables después de que la oferta de contrato fuera 1.000 millones de dólares inferior a la de su más cercano competidor.

Dijo que ha ofrecido propuestas de financiación compartida que incluyen 800 millones de dólares en fondos nuevos y existentes, a la vez que pide a la autoridad del canal que aporte 100 millones.

Pero Quijano dijo que el consorcio en realidad sólo ofreció 100 millones de dólares. El dijo que el resto consistía en 300 millones de dólares en préstamos que el GUPC había asumido en los últimos años y convertir 400 millones de dólares del bono de cumplimiento de Zurich en colaterales para otro préstamo.

Un importante punto pendiente en la propuesta del consorcio pedía extender la moratoria sobre el pago a la autoridad del canal de un avance de 784 millones de dólares hasta que termine el arbitraje, lo que Quijano consideró inaceptable.

El dijo que está dispuesto a extender la moratoria, que ya ha postergado por un años para que el GUPC pueda rebatir sus afirmaciones, al menos hasta finales de 2015 o incluso más tarde.

"Eso es suficiente para que ellos sigan con las obras y completen el trabajo", afirmó. "Nosotros no podemos pagar todas las deficiencias del GUPC y las malas decisiones tomadas a lo largo del tiempo", agregó. 
Publicar un comentario en la entrada