miércoles, 19 de febrero de 2014

Como con todo lo demás

El Gobierno español no aclara el futuro de los astilleros
El PNV lleva el 'tax lease' al Senado pero el PP elude concretar a Tapia y el comité de La Naval se enzarzan por el encierro

Mariano Rajoy se escudó ayer en la "complejidad" de la negociación con Bruselas para mantener la incertidumbre que viven los astilleros desde que se anuló el anterior sistema de financiación de la construcción de buque. El senador del PNV Jokin Bildarratz llevó el tax lease a la Cámara Alta, pero no recibió una respuesta concreta. Todo lo contrario, el presidente del Gobierno español expresó su deseo de llegar a un acuerdo "lo antes posible" sin hablar de plazos y, sobre todo, sin aclarar lo más mínimo la situación.

Durante el pleno de control, Bildarratz preguntó en qué situación se encuentra la negociación y pidió al Ejecutivo del PP que ponga "solución al problema" para evitar que la "inacción" del Estado empiece a convertirse en un agravante para los díficiles momentos que vive el sector. No obtuvo respuesta a la pregunta, tampoco al requerimiento para que se actúe ya y no se deje pasar más tiempo.

Rajoy se limitó a repasar el problema desde su origen en 2009, cuando la Comisión Europea empezó a investigar el tax lease, hasta el momento actual de bloqueo del sector a causa de las diferencias entre España y Europa en torno al dinero que deben devolver los inversores que financiaron los buques.

Así, el líder del PP señaló que el Estado está discutiendo con la Comisión Europea la cuantía de las ayudas fiscales y expresó su deseo de llegar a un acuerdo lo antes posible.

Rajoy detalló que, de una horquilla de entre 70 y 2.600 millones de euros, el Ejecutivo español cree que tiene que devolver 126 millones, cifra que la Comisión considera insuficiente. Sin embargo, no aclaró si se han producido recientemente reuniones y mucho menos si existe algún avance o un plazo para llegar a un acuerdo. Su intervención fue apenas una declaración de intenciones: "Esta negociación es compleja, queremos que se agilice y espero que lo consigamos".

Jokin Bildarratz exigió a Rajoy una solución y afirmó que las "incertidumbres" que produce el desacuerdo entre la CE y España perjudica la seguridad jurídica y la confianza de los armadores a la hora de encargar nuevos buques a los astilleros. "No puede reprochar al Ejecutivo ni desidia ni falta de compromiso", respondió el presidente.

encierro en la naval

Los tiempos que maneja el Gobierno español chirrían con los del sector, que considera que la situación es límite. Una prueba de ello es la decisión del comité de empresa de La Naval de Sestao de encerrarse durante 24 horas para exigir que se cierren ya nuevos contratos. La consejera vasca de Desarrollo Económico, Arantza Tapia, consideró que el gesto puede generar más incertidumbre y defendió el trabajo desarrollado por la dirección para lograr carga de trabajo. El comité del astillero consideró "lamentables" las declaraciones de Tapia y le preguntó "qué piensa a hacer para que no se cierre La Naval". 
Publicar un comentario en la entrada