jueves, 13 de febrero de 2014

No funcionan

Un buque tanque arrasado por el fuego muestra debilidad en la reglas de “puertos de refugio”

Un buque arrasado por el fuego y cargado con productos químicos peligrosos se ha convertido en un “partido de fútbol marítimo” en el Pacífico norte, en medio de la negativa de Japón y de Corea del Sur por proveerle un lugar de refugio, aun a sabiendas de que si se hunde, el desastre ecológico puede resultar mucho más grave.

El aprieto del “Maritime Maisie”, un buque tanque quimiquero que ya lleva siete semanas a remolque en aguas de los dos vecinos asiáticos, pone en evidencia la falta de consenso global respecto de la designación de puertos de refugio para buques en dificultades.

Los dos países están preocupados por el riesgo de un derrame o un incidente de contaminación en sus puertos, según relatan distintas fuentes.

Ying Jinghua, director de flota de MSI Ship Management informó que el buque tanque, de 44.000 tpb, chocó contra otro barco el 29 de diciembre a nueve millas del puerto surcoreano de Bussan.

El accidente produjo un incendio cuando se rompió un tanque que contenía una carga de acrilonitrilo. La unidad, que es propiedad de Aurora Tankers, del Grupo IMC de Singapur, transportaba 29,337 toneladas de acrilonitrilo -utilizado en la fabricación de plásticos y goma sintética-, y otros productos químicos.

Los 27 tripulantes fueron rescatados y el buque ardió hasta el 16 de enero, derivando hacia aguas jurisdiccionales japonesas donde pudo ser tomado por remolcadores. Fuentes con conocimiento sobre el incidente informaron que todavía quedan a bordo 20.000 toneladas de químicos y 640 toneladas de fueloil pesado.

El buque, que enarbola pabellón de Hong Kong ha permanecido a remolque entre Corea del Sur y Japón en medio de esfuerzos por persuadir a alguno de los dos países a que provea un lugar de refugio en el que pueda transferirse la carga remanente a otro buque en forma segura.

A pesar de las gestiones de las autoridades marítimas del gobierno de Hong Kong y de la compañía armadora del buque, los gobiernos coreano y japonés todavía no han cedido.

Ying contó que ejecutivos de la industria naviera, incluidos representantes de

La compañía de salvamento Nippon Salvage, se reunirán dentro de dos días con funcionarios japoneses y surcoreanos para discutir la designación de un lugar de refugio para el barco.

Tanto Corea del Sur como Japón son miembros de la Organización Marítima Internacional (OMI), agencia especializada de las Naciones Unidas que hace ya una década, ha adoptado directrices -no obligatorias- relativas a los lugares de refugio para buques.

La iniciativa de la OMI fue consecuencia de una serie de incidentes – especialmente en aguas europeas- en los que la ruptura y posterior hundimiento de buques produjo graves episodios de contaminación, ante la negativa de los países costeros a facilitar un lugar de fondeo o amarre protegido y seguro.

Particularmente recordado es el caso del petrolero “Prestige”, que se partió y hundió frente a las costas de Galicia, España, en noviembre de 2002, derramando 66.000 toneladas de crudo que contaminaron casi 3.000 kilómetros de costas.

“Ambos estados miembros de la OMI están incumpliendo el espíritu de sus obligaciones”, afirmó Tim Wilkins, gerente para la región Asia Pacífico de la asociación de armadores de buques tanque INTERTANKO.
Publicar un comentario en la entrada