viernes, 21 de febrero de 2014

Por que sí (2)

El buque anunciado para Navantia podría crear de 1 a 5 millones de horas de trabajo
El anfibio, de acción marítima y el logístico son los que tienen más opciones

El anuncio del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de que en el plazo de semanas se daría luz verde a la construcción en Navantia de un buque para vender en el mercado exterior ha despertado las expectativas sobre el tipo de barco que podría autorizarse. El máximo responsable de los astilleros públicos aseguró que aún se está analizando técnicamente cuál es la mejor opción para la fabricación del barco, que se realizaría contra almacén, es decir, sin dueño, avanzando la construcción para que cuando se materialicen los pedidos que, según el Gobierno, llegarán, el navío esté ya ejecutándose.

Aunque no deshoja la margarita, encima de la mesa están tres opciones: un megabuque, un barco logístico y un buque de acción marítima, que en estos momentos son los que tienen las mayores opciones para generar nuevos encargos para los astilleros públicos. Son navíos que generan entre uno y cinco millones de horas de trabajo. Atendiendo al ratio de producción de las plantillas de Navantia, podrían suponer, en el caso del buque de mayor plazo, unos cuatro años de carga de trabajo continuada para unos 800 operarios y, en el de menor, para unas 300 personas en el plazo de dos años.

Cristóbal Montoro anunció que la autorización de este nuevo navío militar generará ocupación tanto para los astilleros de Ferrol como los de Cádiz, por lo que se presupone el reparto de la carga, aunque no ha aclarado cómo se llevará a cabo ea obra compartida. Sin embargo, el ministro de Hacienda también dio por segura la construcción en Navantia del gasero que se negocia actualmente con Gas Natural y su armador, la compañía noruega Knutsen.

Reparto

En fuentes vinculadas al naval público español se da por seguro que si se concretase este navío metanero su fabricación se llevaría a cabo en las instalaciones de los astilleros gaditanos, mientras que el nuevo barco militar podría fabricarse íntegramente en las plantas de la ría.

El Gobierno sostiene que se financiará con cargo a créditos del Ministerio de Industria, aunque no concreta ni plazos ni características.

La Armada española, con el modelo «Juan Carlos I» y la australiana, con el «Canberra» y el «Adelaide».

El megabuque para la Armada española costó 380 millones de euros; los australianos estuvieron presupuestados en 600 millones cada unidad.

La India, que prevé dotarse de cuatro unidades, y Brasil, de una.

Cada buque genera alrededor de 4,7 millones de horas.

Los más recientes, el «Patiño» y el «Cantabria» fueron fabricados para la Armada española.

El «Cantabria» costó alrededor de 300 millones de euros.

Brasil y Nueva Zelanda quieren adquirir una unidad, mientras que Australia abrirá este año el concurso para comprar dos buques logísticos.

La fabricación de un buque de apoyo genera unos 4 millones de horas de trabajo.

La primera fase de los Buques de Acción Marítima han sido fabricados para la Armada española.

El importe de cada una de las unidades de este tipo de navío costó unos cien millones de euros.

Sudáfrica, varios países del Golfo y alguno en Sudamérica han manifestado su interés por este navío.

Un millón de horas de trabajo.
Publicar un comentario en la entrada