sábado, 8 de febrero de 2014

Última hora

Se desprende del dique la popa del barco español encallado en Francia


La popa del mercante español «Luno», que encalló el miércoles en Anglet (Francia) se desprendió del dique en el que estaba encastrada, aunque en principio parece que no hay fisuras en las cubas de combustible, según informó el Ayuntamiento de la ciudad.

El castillo del barco, en el que se encuentra la cabina de mando, que se había encastrado en el dique, «cayó al agua durante la noche», probablemente a raíz del oleaje y el viento, que a lo largo de la mañana siguen siendo fuertes en la zona.

Un grupo de expertos pudo acceder durante la noche a la proa del barco, encallada en la playa, y «a priori» no fue detectada ninguna fisura en las cubas de combustible, según las mismas fuentes. Las cubas del «Luno» contienen 127 metros cúbicos de gasóleo, equivalentes de cuatro camiones-cisterna.

Hoy está previsto que presnten declaración los once miembros de la tripulación (cinco de ellos son gallegos), así como un directivo de la compañía armadora del barco, Naviera Murueta, que se trasladó al lugar. Además, la prefectura realizará una reunión esta mañana en la que el armador «presentará su plan de retirada del casco» del mercante.

El «Luno», barco en servicio desde 1994, se dirigía a Bayona procedente de Bilbao cuando sufrió una avería, en medio de fuertes viento y oleaje, y encalló en Anglet cuando trataba de entrar en el puerto de Bayona.

Las consecuencias del accidente fueron menos graves de lo que se temía, dado que hubo un solo herido leve entre los tripulantes, que pudieron ser rescatados por helicóptero en una operación espectacular.

Las autoridades francesas descartaron ayer por la noche el riesgo de contaminación, aunque persiste el temor entre habitantes y pescadores. 
Publicar un comentario en la entrada