miércoles, 26 de febrero de 2014

El futuro ya se prueba

Barcos "drones" de Rolls−Royce buscan revolucionar el comercio naviero

En una era de drones aéreos y autos sin conductor, Rolls-Royce Holdings Plc decidió llevar esa tecnología al mar, con el diseño de buques de carga no tripulados. La firma ha avanzado en el desarrollo del proyecto, denominado Blue Ocean, con un prototipo virtual en su oficina situada en Alesund, Noruega. El aparato simula panoramas de 360 grados visibles desde el puente de un barco. De acuerdo a la idea de la compañía londinense fabricante de motores y turbinas, los capitanes podrán usar en tierra centros de control similares para comandar centenares de embarcaciones no tripuladas. Los barcos "drones" serían más seguros, más baratos y menos contaminantes para la industria naviera, señala Rolls-Royce. Si todo marcha bien, los primeros ejemplares podrían surcar aguas del mar Báltico dentro de 10 años. No obstante, los actuales obstáculos de regulación y el escepticismo industrial y sindical respecto del costo y la seguridad posiblemente desacelerarán la adopción global de estas tecnologías, admite Oskar Levander, vicepresidente de innovación en tecnología e ingeniería marina de la firma. Rolls-Royce comenzó a desarrollar diseños el año pasado. Alejada de la marca de autos de lujo que ahora opera BMW, la firma fabrica hoy turbinas y motores de avión. Ahorro en costo y más carga Los diseños de la compañía presentan barcos cargados de contenedores de un extremo a otro y carentes del puente donde vive la tripulación. Al reemplazar dichas instalaciones y los demás sistemas de apoyo a la tripulación, como electricidad, aire acondicionado, agua y desagües, los buques podrán transportar más carga, reducir costos y aumentar las ganancias, señala el ejecutivo. Así, los barcos pesarían un 5% menos antes de cargar y quemarían entre 12% y 15% menos combustible, precisa. "La tecnología está ahora en el nivel en que podemos concretar esto, y la sociedad avanza en esa dirección", ha expresado Levander. "Si queremos hacerlo, este es el momento".

En la misma línea, La Unión Europea (UE) financia un estudio de 3,5 millones de euros (4,8 millones de dólares) llamado Navegación Marítima No Tripulada a través de Inteligencia en Redes. Los investigadores preparan el prototipo para pruebas marinas simuladas a los efectos de evaluar costos y beneficios, lo cual se completará el año próximo, dijo Hans-Christoph Burmeister, en el Centro Fraunhofer de Logística y Servicios Marítimos en Hamburgo. Otro estímulo para la adopción de estos sistemas son los costos de tripulación, que hoy ascienden a US$ 3.299 por día, constituyen alrededor del 44% del total de gastos operativos de un barco de contenedores grande, según Moore Stephens LLP, una consultora del sector.

No obstante, especialistas plantean dudas en torno a aspectos relacionados con la seguridad. Así, los posibles ahorros no justificarían la inversión que haría falta para que los barcos no tripulados fueran seguros, consideró Tor Svensen, máximo responsable ejecutivo del área marítima de DNV GL, la mayor compañía de certificación de barcos en estándares de seguridad. "En lo personal, no creo que haya un costo-beneficio enorme en los barcos no tripulados en la actualidad, pero en términos tecnológicos es posible", ha señalado Svensen. "Mi pronóstico es que no se va a concretar en un futuro próximo".
Publicar un comentario en la entrada