lunes, 11 de mayo de 2015

A convencerlos

El CEO de Shell viaja a China para buscar apoyo para la compra de BG


El mayor obstáculo a la oferta de $70 mil millones de Royal Dutch Shell Plc por BG Group Plc probablemente esté en China.
El máximo responsable ejecutivo de Shell Ben Van Beurden viajará al país esta semana para convencer a las autoridades de que la fusión de dos grandes productores de petróleo y gas plantea pocos riesgos para el mayor importador de energía del mundo.

No está seguro de tener éxito, dada la influencia que la compañía ampliada tendrá en el mercado mundial de gas natural licuado, según Gordon Kwan, responsable de investigación regional de petróleo y gas de Nomura International en Hong Kong.

“Lo que podría quedar sobre el tapete son los proyectos de GNL de BG y Shell en Australia, que exportan a China”, dijo Kwan en una entrevista. “Podrían tener que deshacerse de alguna participación”.

Las negociaciones pondrán a prueba la legendaria relación de Shell de La Haya con China, donde empezó con importaciones de querosín en 1894 y hoy incluye una alianza mundial con PetroChina Co., el mayor productor de petróleo del país.

Van Beurden tendrá presente que las autoridades antimonopolio de China han cuestionado antes grandes operaciones por recursos naturales.

Glencore Plc vendió la mina de cobre Las Bambas en Perú a China Minmetals Corp. por $7,000 millones como parte de un acuerdo para obtener autorización de los reguladores chinos para su toma de control de $29 mil millones de Xstrata Plc en 2013.

BG y Shell tienen en Australia proyectos de exportación que proveerán gas a China, y Shell se convertirá en el principal actor de la industria mundial del GNL después de comprar a BG, que tiene su sede central en Reino Unido.

Ventas

Las ventas de GNL de Shell aumentarán un 80% para 2018 y la compañía fusionada será responsable del 15% del GNL comerciado en el mundo, expresaron los ejecutivos de la compañía al día siguiente de anunciada la transacción.

“La operación es procompetitiva y, si bien esperamos que las autoridades de regulación y antimonopolio pertinentes lleven a cabo la habitual revisión minuciosa y profesional, confiamos en que la operación recibirá la aprobación necesaria”, expresó Shell en un comunicado.

Dos llamadas a la oficina antimonopolio del Ministerio de Comercio de China no recibieron respuesta.

De todos los lugares en los cuales Shell necesita autorización antimonopolio, que incluyen a Brasil, la Unión Europea y Australia, China es el que más probablemente pida concesiones, señaló Jonathan Stern, responsable del programa de gas natural del Instituto Oxford.

Datos

“A los gobiernos soberanos los ponen nerviosos los posibles poderes de mercado”, señaló Stern en una entrevista telefónica. “Los chinos bien podrían pedir que Shell limite los volúmenes de GNL de su cartera que se suministran a China”.
El gas es importante para China en momentos en que el país libra una batalla contra la contaminación causada por las centrales eléctricas a carbón.
Las negociaciones pondrán a prueba la legendaria relación de Shell de La Haya con China, donde empezó con importaciones de querosín en 1894 .
Hoy incluye una alianza mundial con PetroChina Co.
Publicar un comentario en la entrada