jueves, 21 de mayo de 2015

Más opciones (militares)


Navantia opta a la renovación de las flotas de Canadá y Perú

Desde que logró el contrato para la construcción de dos megabuques y el diseño de tres destructores para la Marina de Australia, Navantia no ha vuelto a sellar un encargo internacional para la fabricación de buques militares en sus astilleros españoles. Sin embargo, la compañía pública está presente en la mayoría de los concursos internacionales para la fabricación de barcos para distintas Armadas y ha confirmado que optará a la renovación de la flota de Canadá, país que prevé invertir alrededor de 20.000 millones de euros en la compra de quince barcos, doce fragatas y tres destructores.

Tal y como viene sucediendo en los últimos años, la intención del Gobierno canadiense es la de que sean los astilleros de su país los que fabriquen los barcos, y comprar el diseño a terceros. Navantia concurrirá a este proceso de adquisición naval en alianza con la norteamericana Lockheed Martin, suministradora del sistema de combate Aegis. Esta unión de capacidades ya ha reportado otros éxitos internacionales, como fue el programa de construcción de cinco fragatas para la Marina de Noruega y el diseño de los destructores para la de las Antípodas. En este sentido, cabe reseñar que el próximo sábado será botado el primer destructor que se está fabricando en Australia basado en las F-100 españolas, programa en el que además Navantia reporta asesoría técnica y la transferencia de tecnología.

Por otro lado, Navantia también ha aprovechado su presencia en una feria naval en Lima (Perú) para reforzar sus opciones para la venta de un nuevo barco, de menor tamaño que un destructor y mayor que un patrullero. También sería para fabricar en el país.

Sistemas

El modelo que ofertan los astilleros públicos españoles despertó interés entre la Marina del país en el certamen, al que acudió también mostrando sus sistemas, ya que la empresa cuenta con un acuerdo con un astillero de las Fuerzas Armadas del país para la modernización de su flota. La cooperación comprende desde la construcción naval hasta la ingeniería y el apoyo al ciclo de vida de los buques, o lo que es lo mismo, el mantenimiento y la actualización de los sistemas y equipos. Más que en construir nuevas unidades, Perú está interesada precisamente en modernizar las ya existentes.
Publicar un comentario en la entrada