lunes, 18 de mayo de 2015

Adaptarse o morir

Los astilleros públicos cambian de modelo de contratación y se alían con un competidor asiático


Navantia se ha dado cuenta de que para ser competitiva tiene que unirse con su enemigo. Y su enemigo son los astilleros asiáticos. En los últimos años, la construcción de los grandes petroleros se está produciendo en Oriente. Países como Corea del Sur, China y Japón lideran su fabricación, tanto por el bajo coste como por la rapidez de ponerlo en el mar. Ocho de cada diez ya se construyen en esta zona.

La empresa española es consciente de que no puede competir con estos países ni en precio ni en tiempo de ejecución, por lo que ha decidido aliarse con ellos para conseguir carga de trabajo. Por eso, Navantia ha apostado "por un cambio en el modelo de negocio en la ejecución de estos proyectos", que se aplica con éxito en otros astilleros europeos y americanos. Así, ha llegado a un acuerdo con un astillero asiático, "líder mundial en la construcción de estos barcos", para utilizar su diseño y que sea el "principal suministrador de la mayor parte de materiales y equipos", aunque siempre dando oportunidad y prioridad a las empresas nacionales que ofrezcan precios competitivos.

"Navantia impulsa este modelo de negocio para poder competir en el mercado global ofreciendo un precio competitivo y un plazo adecuado para las necesidades del cliente", concreta la compañía naval.

Este modelo, asegura, permite a Navantia "mantener la actividad en todos sus centros" y centrar, además, "sus recursos de ingeniería conceptual y diseño de buques militares, tanto nacionales como del mercado de la exportación". 
Publicar un comentario en la entrada