lunes, 11 de mayo de 2015

Quieto ahí



El monóxido de carbono impide inspeccionar el buque Sorrento

El rescate del buque Sorrento encontró ayer un obstáculo inesperado en forma de un gas tan difícil de detectar como mortal: el monóxido de carbono, que permanece acumulado en el interior del barco a consecuencia del pavoroso incendio que obligó a desalojar el pasado 28 de abril a las 156 personas que viajaban a bordo.

Todos los trabajos para extraer la carga del interior del buque estan condicionados a que la Guardia Civil y las compañías de seguros terminen la investigación sobre las causas del incendio. En juego están compensaciones millonarias que obligan a ser muy precisos y minuciosos en el atestado.

La compañía Grimaldi, armadora del buque, reaccionó contratando a la compañía Svitzer, especializada en rescate de buques, emergencias y asistencia a la operación en puertos e instalaciones industriales. La compañía colocó ayer decenas de grandes ventiladores y extractores, alimentados con grupos electrógenos subidos a bordo, para ir evacuando el monóxido.

En el exterior del buque, un grupo de buzos estuvo inspeccionando el casco del barco, que aparentemente no ha sufrido ningún daño.

Por su parte, la naviera Grimaldi, propietaria del buque, aseguró ayer en un comunicado que el siniestro se inició posiblemente por un cortocircuito de un coche estibado en la cubierta principal del buque.

El presidente de Grimaldi Euromed, Emanuele Grimaldi expresó su agradecimiento «por el éxito de la operación de evacuación y extinción del incendio», gracias a la contribución de tripulantes, autoridades, instituciones locales, operadores privados y pasajeros, que «fueron rescatados sanos y no se ha causado ningún daño al medio ambiente».

«Nos gustaría dar las gracias a todos los pasajeros quienes, con sangre fría y disciplina, han contribuido a que la evacuación se llevara a cabo de la mejor manera», indicó Grimaldi.

La felicitación se hace extensiva a los buques Visemar y Balearia, al los equipos de crisis de Transmediterránea y Grimaldi y así como a los de las unidades aéreas y navales de la Sociedad Estatal de Salvamento Marítimo (Sasemar), ya que, «gracias a su rápida respuesta de emergencia en el lugar del accidente, permitió la evacuación y la seguridad de todos los pasajeros presentes en el buque Sorrento».

Emanuele Grimaldi concluye expresando «satisfacción por el éxito en la operación de remolque del barco hasta el puerto de Sagunto, gracias a la contribución de las autoridades civiles y marítimas de Valencia».

Por último, el Grupo Parlamentario Popular rechazó ayer la convocatoria de la Diputación Permanente de Les Corts para que Alberto Fabra explicara los detalles del remolque del Sorrento a Sagunt.
Publicar un comentario en la entrada