viernes, 29 de mayo de 2015

No se fían

La plantilla de astilleros en Cádiz teme que los anuncios de trabajo sean humo electoral

Los trabajadores de Navantia han cortado esta mañana de forma simbólica la glorieta de acceso al segundo puente en Cádiz. La Policía Local ha tenido que desviar el tráfico por un lateral para conectar la avenida de Las Cortes con la de la Bahía. La plantilla inicia así un calendario de movilizaciones con el fin de reivindicar, por un lado, carga de trabajo y, por otro, la puesta en marcha de un plan que marque la renovación de la mano de obra en los astilleros.

Los portavoces sindicales de las tres factorías gaditanas y una representación de la plantilla han desplegado una pancarta en la cabecera del puente en la que han pedido empleo y el cumplimiento de los compromisos adquiridos por el Gobierno.

Llama la atención la protesta de los astilleros gaditanos justo una semana después de que la dirección de Navantia anunciara la firma de un acuerdo con el armador Ondimar Transportes Marítimos, del grupo vasco Ibaizabal, para la construcción de cuatro petroleros en las plantas de Puerto Real y Ferrol. El presidente del comité de empresa de la factoría de San Fernando, Jesús Peralta, de CC OO, ha sido muy claro en su discurso al reconocer que todo lo anunciado forma parte de la campaña electoral. En este sentido ha destacado que la obra del Barco de Acción Marítima (BAM), que se lleva a cabo en la factoría isleña desde el pasado diciembre, está bajo mínimos. Asegura que el proyecto se ha ralentizado.

Igualmente, el responsable del comité de empresa del astillero de Puerta Real, José Ángel Souto, de CC OO, ha lamentado que no sea oro todo lo que reluce en relación a la obra eólica que se desarrolla en estas instalaciones navales para Iberdrola desde finales de 2014. La construcción de una estructura metálica para albergar uno de los transformadores eléctricos del futuro complejo eólico-marino Wikinger marcha, según los sindicatos, muy despacio y con escasa plantilla.

Los portavoces de los res centros temen que después de las elecciones se olviden las promesas. La incertidumbre pesa sobre el encargo de los petroleros. Peralta ha insistido que en marzo se firmó una carta de intenciones y ahora, aprovechando las elecciones municipales, se ha anunciado un acuerdo que se convertirá en un contrato firme el próximo junio. L


Subcontratistas de Daewoo

Los representantes de los trabajadores no quieren más anuncios sino realidades y sospechan que detrás de este anuncio hay gato encerrado. En este sentido, Peralta ha explicado que se trata de «barcos de Ikea» ya que Navantia actúa en este encargo como un subcontratista del astillero coreano de Daewoo.

Según Navantia, los astilleros españoles han presentado una oferta muy competitiva al grupo Ibaizabal para adjudicarse este encargo. No obstante, cabe recordar que será Daewoo quien pilotará la operación, ya que tiene la patente de de este tipo de barcos, de la serie Suezmax, especial para navegar por el canal de Suez. El astillero asiático aportará, además del diseño y la tecnología, los bienes de equipo y los materiales. Los astilleros españoles se encargarán exclusivamente del montaje y ensamblaje de las estructuras. Pese a todo, los trabajadores insisten en que el contrato aún no está firmado.

Los representantes de los trabajadores temen que el mes que viene surjan problemas que ahora se desconocen y es posible, por tanto, que el contrato anunciado no fructifique. Tanto Peralta como Souto han recordado también el anuncio que se hizo hace dos años sobre la adjudicación a Navantia de un quinto gasero para Gas Natural. Este contrato sigue en el aire después de 24 meses de negociación y nadie sabe cuándo se firmará. A estas alturas, según los trabajadores, la carga de trabajo es prácticamente nula en las plantas gaditanas de San Fernando y Puerto Real, y lo anunciado por el Gobierno no es seguro.

Las críticas han seguido en materia de empleo. Los líderes sindicales han reprochado a la ministra Fátima Báñez que no haya cumplido su compromiso a la hora de aplicar los contratos de relevo en la Bahía. El presidente del comité de empresa de la factoría de Cádiz, Juan Bedeli, de UGT, ha señalado al respecto que la edad media de la plantilla de los astilleros supera los 56 años y es vital, por tanto, que se tomen medidas ahora para su renovación «si quieren garantizar el futuro del sector naval»..
Publicar un comentario en la entrada