viernes, 29 de mayo de 2015

Ahí os quedáis

Repsol prepara la evacuación de su personal en Libia

La trayectoria de Repsol tras la caída de la dictadura de Gadafi y la guerra civil que en distintos períodos ha azotado Libia se ha visto afectada por la violencia y la amenaza para la seguridad de la plantilla que trabaja en los pozos de Trípoli y sus alrededores. De hecho, tal y como se ha contado en estas páginas, en los últimos años, debido a la inestabilidad en el país la compañía se ha visto obligada a evacuar en dos ocasiones a sus trabajadores y ha cerrado algunos pozos forzado por los enfrentamientos armados.

Tras períodos de inactividad más o menos largos, Repsol ha recuperado en todas las ocasiones la actividad en Libia y ha seguido extrayendo petróleo de su subsuelo.

Los empleados temen por su vida

Este problema recurrente de la violencia no cesa: El Confidencial Digital ha podido saber que en los viajes recientes que ingenieros y técnicos de Repsol han hecho de Libia a Madrid han pedido reunirse con directivos de la compañía para trasladarles su preocupación.

El mensaje que los ingenieros y técnicos han trasladado es muy claro: la situación en Libia es insostenible y la empresa tiene que sacar del país a algunos trabajadores allí destinados.

La situación ha llegado a tal nivel de violencia en Trípoli y en las inmediaciones de las instalaciones petrolíferas que los ingenieros y técnicos de Repsol temen seriamente por su vida. Así se lo han advertido a la dirección de la compañía en las reuniones mantenidas en Madrid.

Fuentes de Repsol aseguran, sin embargo, que no cuentan ya con personal de la empresa desplegado en territorio libio.

Lo que ocurrió en las dos evacuaciones anteriores

En las dos anteriores operaciones de evacuación de la plantilla que hay en Libia, la petrolera española tuvo que pedir ayuda a otras compañías que operan en el país norteafricano para poder llevar a cabo con rapidez la salida urgente de los trabajadores.

Según explican a ECD fuentes del sector, estas experiencias anteriores han llevado a Repsol a preparar con antelación una posible evacuación de su personal forzada por la espiral de violencia armadas que se vive en Libia y que amenaza a sus instalaciones y empleados.

Si finalmente tuviera que llevar a cabo esa evacuación, la empresa energética española estudia la opción a la que ya recurrió en el anterior desalojo: mantener la producción de los pozos que explota en Libia a pesar de no tener allí empleados gracias al trabajo de contratistas con los que trabaja la empresa que preside Antonio Brufau.

De producirse el desalojo, esta sería la tercera evacuación del personal de Repsol de este país tras las revueltas de la “Primavera Árabe”. La primera tuvo lugar con la caída del régimen del coronel Gadafi, mientras que la segunda se produjo hace menos de un año por los enfrentamientos entre milicias armadas.

Libia constituye para Repsol un país de referencia: y es que el petróleo que se extrae de allí es de una excelente calidad. La compañía considera clave su presencia en este país, a pesar de las constantes disputas entre facciones locales. Libia representa en torno al 12% de la producción total de la compañía.
Publicar un comentario en la entrada