jueves, 7 de mayo de 2015

Menudas vacaciones

Una argentina se va de crucero y acaba en coma abandonada en Jamaica

Lo que empezó como un viaje de ocio y de tranquilidad para Ana María Arroyos acabó siendo, con toda probabilidad, la peor de las pesadillas que ha vivido hasta el momento. La mujer, de nacionalidad argentina, fue abandonada en la capital de Jamaica, Kingston, cuando el crucero de la empresa Norwegian Cruise en el que viajaba hizo una de sus paradas.

La tripulación del navío instó Arroyo y a su hija, Celeste, a acudir al hospital para que le trataran unos fuertes dolores abdominales de los que Ana María se aquejaba desde el inicio de sus vacaciones. El primer día del viaje, Arroyo ya acudió al médico del crucero. Éste le diagnosticó una "gastroenteritis aguda" y le dio pañales y unas pastillas. Días más tarde, sin embargo, el dolor permanecía y hasta había empeorado, por lo que el capitán obligó a las pasajeras a tomar tierra en la primera parada para una mejor atención.

Ya en suelo jamaicano, Ana María fue intervenida de urgencia, aquejada de una grave infección en sus ovarios. "La operación salió bien, pero sus pulmones quedaron sumamente dañados. Ahora está en un coma inducido", contó Mariana, la otra hija de Ana María que está en Buenos Aires.

En un inicio, la aseguradora Assist Car se comprometió en hacerse cargo de la emergencia, pero no hubo respuesta durante varios días. La familia Arroyos buscó asistencia con el gobierno local, pero tampoco lograron una respuesta positiva.

Desde ese momento, la familia emprendió una campaña a través de Facebook para pedir ayuda y así poder llevar a Ana María de vuelta a su país. Finalmente, la noche del primero de mayo, Candela Arderiu, prima de Ana María, dijo en Facebook que el avión de la empresa Assist Card partió para poder regresar a Argentina a la mujer, quien viajó inconsciente.
Fuente
Publicar un comentario en la entrada