jueves, 14 de mayo de 2015

Otro paso más

LDLines desbloquea la autopista del mar al aceptar el traspaso de sus acciones

El Grupo Louis Dreyfus, propietario de la naviera mayoritaria en la explotación de la autopista del mar Gijón-Saint Nazaire durante los tres últimos años, ha permitido desbloquear la paralización del servicio con el traspaso de sus acciones de GLD Atlantique (87%) a la compañía española que presentó oferta para asumir la gestión del servicio. Desde que LDLines decidió suspender la autopista del mar asturiana por considerar que sería imposible rentabilizarla sin subvenciones, distintas personas y entidades acusaron a la naviera gala, explícitamente amenazada con una demanda para recuperar la totalidad de las ayudas cobradas por supuesto incumplimiento de contrato, de «ni comer ni dejar comer». Sin embargo, en el momento en que apareció una naviera formalmente interesada en reanudar la línea, el Grupo Louis Dreyfus puso de manifiesto que su actitud no sería un obstáculo.

La decisión de LDLines es trascendente para alcanzar una solución porque la Comisión Europea autorizó prorrogar durante un año y con el límite del presupuesto previsto, las ayudas aprobadas cuando empezó a funcionar la autopista del mar Gijón-Saint Nazaire, mientras que la sustitución del proyecto plantearía dificultades probablemente insalvables.

No es la primera vez que GLD Atlantique, empresa en su día concesionaria de la conexión marítima hispanofrancesa, cambia de accionariado. El mismo nombre de la empresa lleva una letra inicial que recuerda el impulso de Grimaldi al proyecto aprobado, pero la naviera italiana abandonó momentos antes de que zarpara el primer barco.

Posteriormente, parte de las acciones de LDLines cambiaron también de manos, con el traspaso del 10% del total de títulos al Grupo Suardíaz. En ninguno de los dos casos se produjo ningún problema por parte de la Comisión Europea ni de los gobiernos de España y Francia, más preocupados de que el servicio funcionase que del nombre de los accionistas de la concesionaria.

Prioridad para el camión

Según informaron ayer a EL COMERCIO fuentes del PP, durante los casi ocho meses que lleva suspendido el servicio, solo una naviera presentó un proyecto concreto para reactivar la línea, sin perjuicio de que otras empresas mostraran en algún momento interés que no llegaron a concretar.

La referida propuesta, según publicó en su día EL COMERCIO, mantiene la capacidad de la autopista del mar para transportar carga acompañada, es decir, camiones con conductor, y pasajeros y vehículos turísticos.

En todo caso, el proyecto concede absoluta prioridad al camión, en el caso de que la demanda obligue a elegir, ya que el barco propuesto tiene características más limitadas que el utilizado en los primeros años de servicio, pues ofrece un total de 25 camarotes de cuatro plazas cada uno, sin los asientos alternativos que tenían el 'Norman Asturias' y el 'Norman Atlantic'.

Mover carga acompañada, para reducir la contaminación y el gasto en infraestructuras terrestres, es el objetivo original de las autopistas del mar y del transporte intermodal, circunstancia que sitúa al nuevo proyecto gijonés en condiciones idóneas para recibir el visto bueno definitivo.

Responsables de Puertos del Estado, con su presidente José Llorca a la cabeza, mantuvieron ayer la videoconferencia anunciada con sus homólogos galos para tratar el futuro de las autopistas del mar entre ambos países. Fuentes del citado departamento rechazaron ayer desvelar el resultado y anunciaron para hoy la información al respecto.
Publicar un comentario en la entrada