viernes, 29 de agosto de 2014

Abriendo nuevas opciones

El Musel aspira a volver a Inglaterra
Barcos de Brittany Ferries realizan seis salidas semanales desde Bilbao y Santander, pero sólo una está orientada a los transportistas
La amplia oferta para pasaje en otros puertos obliga a buscar mercado en la carga

La amplia y bien consolidada oferta de conexiones con Inglaterra que realiza la naviera gala Brittany Ferries desde Santander y Bilbao propicia el repliegue del proyecto impulsado por LDLines el pasado enero desde El Musel. La experiencia ha servido, no obstante, para detectar algunos mercados potenciales, especialmente en el sector de la carga, que permiten confiar en una recuperación de la conexión poco antes o poco después, pero sin tener el pasaje como principal objetivo.

La presidenta de la Autoridad Portuaria de Gijón, Rosa Aza, destacó hace unos días que la ocupación conseguida en poco tiempo por la línea de Poole no fue en absoluto decepcionante. La interrupción de esa conexión que se producirá el próximo día 5, por lo tanto, coincide en el tiempo con el objetivo de volver a Inglaterra. Y todo apunta a que la carga será la puerta, porque el mercado está menos explotado.

Brittany Ferries domina el tráfico de transbordadores entre el Norte de España y el Sur de Inglaterra desde hace muchos años. Desde su sede operativa en España, el puerto de Santander, ha ganado importantes batallas en ese mercado, alguna de ellas a compañías tan potentes como la inglesa P&O y a puertos tan emblemáticos como el de Bilbao.

Aunque con algunas interrupciones en los meses del año menos turísticos, Brittany Ferries ofrece actualmente tres salidas semanales desde Santander a Portsmouth y una a Plymouth, así como otra a Portsmouth desde Bilbao, con barcos especialmente orientados al tráfico de pasajeros con sus vehículos, como son el Pont Aven y el Cap Finistere.

El primero tiene capacidad para 2.400 pasajeros y 650 vehículos, mientras que el segundo cuenta con 250 camarotes. No son barcos de crucero, pero se parecen mucho.

Un tercer barco, el Etretat, de características similares al Norman Asturias y al Norman Atlantic, es decir, con capacidad para cargar camiones y semirremolques, realiza también una salida semanal desde Santander, los domingos.

Esa única conexión más adecuada para las mercancías fue suprimida hace ahora un año, aproximadamente, y esa circunstancia animó a LDLines, la naviera que explota la autopista del mar de El Musel, a iniciar una conexión entre España e Inglaterra, primero desde Santander, que era donde se había producido el hueco en el mercado, y, a partir del pasado enero, con una salida semanal también desde Gijón. Poco después se reanudaron las travesías del Etretat, y todo apunta a que las expectativas de LDLines se trastocaron.

Mientras tanto, hoy sale de Rosslare el último barco con destino a Gijón, vía Nantes, que llegará a El Musel el domingo. La puerta de acceso a Irlanda quedó cerrada. 
Publicar un comentario en la entrada