lunes, 18 de agosto de 2014

No lo tienen tan fácil

Los astilleros admiten que les está costando competir pese al nuevo 'tax lease'
El Foro Marítimo asegura que el sector «recupera un poco de facturación y empleo, pero sin cifras espectaculares»

El director gerente del Foro Marítimo Vasco, Javier López de Lacalle, augura que el sector naval de Euskadi registrará una «pequeña» recuperación en 2014, si bien advierte de que a los astilleros vascos «les está costando encontrar su sitio en el mercado internacional». López de Lacalle observa el presente del sector naval vasco «con cierta preocupación», ya que las nuevas contrataciones conseguidas por los astilleros vizcaínos y guipuzcoanos, especialmente de buques atuneros, «no van a un ritmo que permita tener la sensación de que la situación está superada». El más destacado es, si duda, Balenciaga, de Zumaia, con ocho contratos logrados con el nuevo sistema de financiación de 'tax lease', casi la mitad de los firmados en todo el Estado por los astilleros privados. 

Con todo, López de Lacalle asegura que la situación actual «no es angustiosa», como lo fue en los últimos años, entre 2010 y 2013, tras la desaparición del anterior 'tax lease', el sistema de financiación de construcción de barcos declarado ilegal por la UE hace un año. El director del Foro Marítimo Vasco, entidad constituida en 1993 para la defensa de la industria naval y en la que participan empresas, asociaciones e instituciones, avanza que el sector experimentará un ligero aumento en 2014. «Vamos a recuperar un poquito en facturación y empleo, pero no van a ser cifras espectaculares», señala.

El sector naval vasco decreció un 3% en 2013, con una facturación total de las empresas que se mantuvo estable en 2.150 millones de euros y con una pérdida del 4% en el empleo (se calcula que hay unos 5.000 trabajadores: unos 750 directamente en los astilleros y el resto en la industria auxiliar).

«Volver a nuestro sitio»

López de Lacalle explica que, tras el «parón» de tres años que dejó «fuera del mercado» a los astilleros vascos, otros países han ocupado su posición, como Holanda -que fue el que denunció el sistema de ayudas español- Noruega y Turquía, por lo que a la industria naval de Euskadi «le está costando recuperar su sitio en el mercado internacional».

El astillero más grande, La Naval de Sestao, que aplica en la actualidad su noveno ERE -el actual, para 130 de sus 235 empleados- tiene contratado un 'ferry' para una empresa holandesa que le asegura carga de trabajo para dos años, mientras que otros astilleros, como el propio Balenciaga, tienen carga de trabajo hasta 2016. «Hay contratos, pero vemos que no conseguimos recuperar el sitio y condición» de la industria naval vasca, insiste López de Lacalle. Para recuperar esa posición, el director del Foro Marítimo considera que en primer lugar es necesario «terminar de solucionar el antiguo 'tax lease' para que los inversores y los bancos tengan la seguridad de que no va a haber más reclamaciones».
Publicar un comentario en la entrada