miércoles, 6 de agosto de 2014

Parece de película

¿Pueden piratas informáticos adueñarse de un avión o un barco?
La vulnerabilidad de los sistemas de navegación cada vez más informatizados

A medida que los sistemas de navegación de aviones, trenes de alta velocidad y cruceros se automatizan y son cada vez más dependientes de las tecnologías informáticas, aumenta la preocupación respecto a la posibilidad de que piratas informáticos puedan acceder a los controles de dichos medios de transporte. ¿Son vulnerables a los ataques de hackers?

Rubén Santamarta, un investigador español, asegura haber descubierto una nueva vulnerabilidad de los aviones comerciales: la señal wifi que ofrece a los pasajeros.

Concretamente, según sostiene este experto, a través de esta "puerta de entrada" un hacker podría acceder a las comunicaciones por satélite y al sistema de seguridad de la aeronave.

En todo caso, las investigaciones del experto español se han llevado a cabo en entornos controlados y no en vuelos reales. Ver también: Un 'hacker' español encuentra vulnerabilidades en los sistemas de navegación aérea.

Lo cierto es que hay en marcha varios proyectos para ofrecer wifi de banda ancha a los pasajeros de aviones, trenes de alta velocidad y cruceros. Es decir, con suficiente capacidad como para ver videos vía streaming, a una velocidad diez veces más rápida que la actual. Para ello, se utilizará un nuevo sistema vía satélite llamado ESOMP (Earth Station on Mobile Platform).

La oficina nacional de telecomunicaciones del Reino Unido ya está trabajando con sus homólogos de Alemania y Francia para establecer una regulaciones conjuntas del ESOMP. En Estados Unidos, la Oficina Federal de Comunicaciones ya ha autorizado el uso de este sistema. Ver también High-speed in-flight internet possible by 2014.

Por otra parte, el octubre del año pasado se supo que estudiantes de la Universidad de Texas consiguieron acceder a los sistemas de navegación de un moderno yate, de tal modo que lograron desviarlo de su ruta sin que ningún aparato de la embarcación diera la voz de alarma.

Y lo hicieron mediante un dispositivo construido por ellos mismos, del tamaño de un maletín (ver video), que alteró las señales del GPS que llegan desde los satélites. De este modo, indujeron a la tripulación a tomar un rumbo equivocado.

Este mismo grupo, con la ayuda de su profesor del departamento de Ingeniería Espacial e Ingeniería Mecánica, fue responsable también de otra hazaña digna de hacker: confundieron el receptor del GPS de un dron o avión teledirigido.
Publicar un comentario en la entrada