viernes, 29 de agosto de 2014

Tope gama

El buque científico más moderno
El 'Ramform Atlas', especializado en sondeos petrolíferos, recala en La Luz en su ruta al Caribe

El Ramform Atlas, el barco científico más avanzado del mundo, está en el muelle Cambulloneros del Puerto de La Luz y de Las Palmas realizando labores de mantenimiento y carga. El buque fue botado en febrero de este año en el puerto de Nagasaki, en Japón, y se encuentra en la capital grancanaria de camino hacia Trinidad y Tobago, donde comenzará con sus labores de sondeos en busca de bolsas de petróleo.

Se trata de un buque de investigación sísmica, que se especializa en la búsqueda de las mejores zonas para perforar en busca de petróleo en alta mar. La tecnología de búsqueda geofísica de los buques sísmicos está ligada a la transmisión controlada de energía acústica, tratándose en muchos casos de aire a alta presión disparado desde unos equipos colocados justo detrás del buque hacia el fondo del mar.

La diferencia de energía y el tiempo que tardan estas ondas de energía en volver al barco desde el fondo marino es recogida por las unidades sísmicas denominadas streamers, colocados en largos cables de hasta 12 kilómetros de largo, y cuya superficie está cubierta de hidrófonos, que envían la información a los sistemas informáticos del buque que generan imágenes de la estructura geológica del fondo de los océanos. Además los buques sísmicos se utilizan para el estudio de la geología de los fondos marinos, incluyendo la formación de rocas o estudios sobre fallas oceánicas. "Es como realizar una ecografía a una embarazada", explicó el jefe del Departamento Científico, Calum Buchanan, "solo que en vez de buscar al bebe buscamos bolsas de petróleo para extraer".

En la actualidad se encuentra de paso en Las Palmas de Gran Canaria, y no realizará sondeos en las aguas canarias. Al menos de momento, ya que sus clientes actuales son las petroleras Shell, BP y Statoil entre otras, que hasta ahora no incluye Repsol.

El Ramform Atlas es el buque gemelo del Ramform Titan, ambos de la empresa Petroleum Geo-Services (PGS) con sede en Noruega. La empresa Canarship es agente consignatario de la compañía noruega desde hace más de 15 años y atiende en el puerto de Las Palmas entre ocho y doce escalas de buques de esta compañía para realizar principalmente avituallamiento, cambio de tripulación o reparaciones. No es la primera vez que el Puerto de La Luz acoge a un barco de estas características, ya que el Titan ha estado en otras ocasiones en el puerto. "Tanto los barcos de PGS y de la Western Geco son clientes habituales en Las Palmas", aseguró Juan Francisco Martín, director comercial del Puerto. "Actualmente hay tres en el puerto de estas características", dijo Martín, en referencia a los otros dos barcos de investigación sísmica de la Western Geco que hay atracados también en el puerto capitalino.

Pero en esta ocasión sí que era la primera vez que el Ramform Atlas atracaba en el Puerto de La Luz y de Las Palmas, por ello, Martín, junto al director de Canarship, Javier Delgado, hicieron entrega de la metopa con motivo de su primera llegada al puerto. El capitán del barco, Robert Heggdal, se mostró agradecido y alabó las instalaciones y la logística del puerto, además de acoger con cariño "la primera metopa que se le otorga a este barco".

El Ramform Atlas poco tiene que envidiar a un crucero de pasajeros, ya que en su interior cuenta con todo tipo de lujos para que sus 69 tripulantes puedan gozar de una travesía digna de un superyate. Salas de cine, amplio comedor, piscina con terraza, despachos propios, y una zona recreativa que incluye gimnasio, ping pong, sauna, consolas y hasta una cancha de baloncesto. Su anchura de 70 metros hace que el barco se balancee muy poco en alta mar, lo cual, además de ayudar a sus labores científicas, "te permite jugar con un balón en su interior", explicó Buchanan, que admitió que jugaba mucho al ping pong con el capitán.

Además de los lujos, los buques de PGS, la segunda mayor compañía que ofrece los servicios de investigación sísmica en busca de petróleo, cuentan con la tecnología más avanzada. El Ramform Atlas tiene una Sala de los Científicos con más de 60 pantallas y 32 servidores donde monitorizan los sondeos que realizan a través de los cables especiales que lanzan al mar y que llegan a cubrir 8 kilómetros de longitud y 17 kilómetros a lo ancho. "En esta sala se obtienen los datos, los procesamos y si pasan el ok de calidad los grabamos en los servidores", explicó Buchanan. En el barco viajan científicos de hasta 20 nacionalidades diferentes, que coordinan los sondeos y evalúan los resultados en el mismo barco, sin necesidad de trasladar las muestras a ningún centro en tierra firme. 
Publicar un comentario en la entrada