lunes, 4 de agosto de 2014

Arranca por fin

Cinco auxiliares y 300 personas trabajan en Barreras tras la puesta de quilla del flotel
El presidente, José García Costas, prevé iniciar la construcción de dos buques en septiembre y octubre

El astillero Hijos de J. Barreras inicia una nueva vida. El acto conmemorativo de la tradicional puesta de quilla del flotel encargado por PMI, filial de la petrolera mexicana Pemex, significa el pistoletazo de salida a otra dimensión completamente diferente que dará trabajo a unas 500 personas hasta que el barco esté finalizado y se proceda a su entrega en julio de 2016, como está previsto. El acto, que tuvo lugar ayer, sirvió también para que el presidente del astillero, José García Costas, anunciase el comienzo de la construcción de dos buques en septiembre y octubre.

Los trabajos en grada significan un día grande para todo el astillero, que ahora mismo cuenta con cinco auxiliares y 300 trabajadores. El traslado del bloque por la mañana de una cubierta a otra, así como su posterior colocación con la ayuda de una grúa en la grada uno, transcurrió sin problemas.

Este flotel, que tiene un presupuesto de 145 millones de euros y cuenta con unas dimensiones de 131 metros de eslora y 27 de manga, tendrá capacidad para albergar a 699 personas a bordo entre tripulación y pasaje. El buque se convierte así en el segundo construido en Barreras de uso residencial y apoyo logístico en alta mar para plataformas petrolíferas.

Además de Costas, asistieron también el conselleiro de Industria de la Xunta, Francisco Conde, y los directivos de PMI, José Manuel Carrera y José Luís Hernández. Costas aprovechó la coyuntura para confirmar que las gestiones "siguen en marcha" para la próxima contratación del atunero para el grupo mexicano Procesa. 
Publicar un comentario en la entrada