lunes, 18 de agosto de 2014

Buscan precio, no nos engañemos

La gallega Elcano adjudica dos nuevos buques al naval chino
Contrata un doble pedido de quimiqueros con Ningbobo Xinle mientras construye 4 unidades más en astilleros asiáticos

La industria naval china suma y sigue acumulando pedidos procedentes de armadores de todo el mundo, también de los gallegos.

Naviera Elcano, propiedad del grupo vigués Nosa Terra XXI, acaba de adjudicar al astillero Ningbobo Xinle Shipbuilding la construcción de dos buques quimiqueros.

El coste de cada unidad, de entre 120 y 130 metros de eslora, ronda los 100 millones de euros y su entrega está prevista entre mediados del 2016 (el primer buque) y principios del 2017 (el segundo), según el comunicado difundido por el astillero asiático que no da detalles sobre la misión que Elcano tiene asignada a ambos quimiqueros.

La naviera tiene en estos momentos otros cuatro buques en proceso de construcción en astilleros asiáticos. Por un lado, dos bulkcarriers (graneleros, transportan carga seca) en China, que se entregarán a finales del 2015. El otro doble pedido es una pareja de gaseros para dar servicio a la compañía española Gas Natural, por la que llegó a pujar el astillero estatal Navantia, y que finalmente fue adjudicada a finales del año pasado al astillero japonés Imabari para su entrega en el 2017.

Primera naviera española

Estas nuevas contrataciones convierten a la compañía viguesa en la primera naviera de capital español en número de barcos. Su flota actual se compone por siete bulkcarriers, 7 petroleros de productos químicos, un asfaltero, tres LPG que transportan gas licuado del petróleo y dos LNG que transportan gas natural licuado, buena parte de ellos construidos en el continente asiático.

¿Por qué no en astilleros españoles? La relación calidad-precio es un factor decisivo, pero es que, además, el continente asiático se ha convertido en los últimos años en el referente mundial indiscutible para la construcción de buques de carga y, en especial, de gaseros y quimiqueros.

Un ejemplo. Según datos del Colegio Oficial de Ingenieros Navales, en lo que va del 2014, los astilleros chinos han firmado 23 nuevos contratos de buques, equivalente a una inversión de 3.380 millones de euros. Es decir, cada semana se ha encargado un nuevo gasero en la industria naval de China que, además, está siendo incentivada con importantes ayudas estatales.

Destacan por ejemplo las de Export-Import Bank, una entidad bancaria de origen chino y cuyo capital está al 100 % en manos del gobierno chino, que acaba de anunciar la creación de un programa de préstamos para ayudar a las empresas a la construcción de buques para el transporte de gas natural licuado. El programa está dotado con 400 millones de dólares (algo más de 293 millones de euros). 
Publicar un comentario en la entrada