viernes, 8 de agosto de 2014

Y encima ésto

Hacienda rebaja impuestos a sondeos como los de Repsol

El Gobierno estatal bajará el Impuesto de Sociedades a la exploración de hidrocarburos como la que Repsol prevé llevar a cabo en el último trimestre del año en alta mar frente a Lanzarote y Fuerteventura. El tipo impositivo pasará del 35% al 30% en 2016 tanto para la búsqueda como para explotación de yacimientos de petróleo o gas, así como el almacenamiento subterráneo de estos recursos.

Así consta en el proyecto de ley del Impuesto de Sociedades que el Consejo de Ministros aprobó el pasado 1 de agosto y que se tramitará en el Congreso de los Diputados a partir de septiembre con el objetivo de que entre en vigor el 1 de enero de 2015, según informó Europa Press.

La futura ley prevé una rebaja del tipo general de este impuesto el 30% al 28% en 2015 y hasta el 25% en 2016. Es decir, una caída de cinco puntos, el mismo porcentaje en que caerá para las empresas de hidrocarburos, que al partir de un tipo del 35% tributarán al 33% el año próximo y al 30% en 2016. No obstante, a la exploración, sondeo o prospección de minerales e hidrocarburos no se les aplicarán las deducciones previstas en el proyecto de ley para investigación, desarrollo e innovación tecnológica.

Se da la circunstancia de que el ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, ha anunciado que el Gobierno estudia crear otro tributo, del 8%, para gravar la extracción de petróleo o gas, de cuya recaudación, el 60% iría destinada a las comunidades autónomas, como Canarias, más próximas a estas actividades. Con lo cual, con esta reducción en el Impuesto de Sociedades, Repsol, caso de encontrar yacimientos en Canarias, pagaría al fisco un máximo del 30% sobre sus beneficios más el 8% del nuevo tributo a la producción.

Desde el Gobierno regional no se tardó ayer en responder a esta rebaja fiscal. El comisionado Fernando Ríos, coordinador de la campaña contra los sondeos de Repsol, tachó esta medida de “pura desfachatez, y que con su pan se lo coman, pues Canarias no se vende por un plato de lentejas”. El responsable de Autogobierno y Reformas Institucionales insistió en que el Ejecutivo autonómico “utilizará todos los medios legales a su alcance para parar las prospecciones en Canarias” y abogó por “un impuesto, pero disuasorio, a una actividad altamente contaminante”.
Publicar un comentario en la entrada