miércoles, 22 de enero de 2014

Eco-avance

Neuron Bio y Repsol patentan un microorganismo que produce biocombustibles a partir de residuos
La biotecnológica granadina y la petrolera comparten la sociedad Neol, cuyo reto es alcanzar el escalado de esta tecnología a nivel industrial a corto plazo.

Neol, empresa participada por el grupo Neuron Bio junto con Repsol al 50%, ha patentado el microorganismo Neoleum™, capaz de producir aceites compatibles con la producción de biocombustibles a partir de residuos, a una velocidad muy superior a los obtenidos mediante la plantación de semillas oleaginosas como pueden ser, la palma, colza o girasol.

El cultivo de Neoleum™, en un bioreactor de un metro cúbico durante un año, produce la misma cantidad de aceite que una hectárea de palma aceitera en el mismo periodo de tiempo.

Los aceites obtenidos, gracias al microorganismo seleccionado y mejorado por Neol, son muy versátiles, y su composición los convierte en materias primas ideales para la producción de biocombustibles como el biodiesel y el biokeroseno o para otras aplicaciones industriales como biolubricantes, o surfactantes.

La producción de biocombustibles por parte de microorganismos se traduce en beneficios tanto medioambientales como económicos y sociales, ya que gracias a esta tecnología no es necesario dedicar recursos alimenticios para la producción de energía y es posible una gestión de los residuos de una manera más sostenible.

El reto marcado por Neol a corto plazo es alcanzar el escalado de la tecnología a nivel industrial, es decir producir estos aceites en grandes cantidades capaces de abastecer el mercado de producción de biodiesel.

Neol nació en 2012 a partir de una joint venture entre Repsol Energy Ventures y la División Bioindustrial de Neuron Bio. Está ubicada en el Parque Tecnológico de la Salud de Granada (España), donde dispone de equipamiento de última generación en el campo de la biotecnología industrial, incluyendo una planta piloto propia para la demostración de los procesos que desarrolla. 
Fuente: Expansión
Publicar un comentario en la entrada