viernes, 24 de enero de 2014

Espero que en su peso justo...

Navantia y siete astilleros presentan oferta para la licitación de submarinos polacos

Un total de ocho astilleros, entre ellos el español Navantia, han presentado oferta técnica para la licitación de tres submarinos destinados a la Armada de Polonia, según un comunicado del Ministerio de Defensa publicado por el diario local Defence24.pl. La constructora naval española ha detallado a Infodefensa.com que ya han acordado mantener “diálogos técnicos”, con el Ministerio de Defensa polaco los próximos días 25 y 26 de febrero.

Los licitadores incluyen, además de a la empresa española, a las francesas DCNS y Thales, la alemana ThyssenKrupp, el consorcio sueco formado por la agencia de adquisiciones estatal Försvarets Materielverk y los astilleros Kockumsyard, la compañía de defensa polaca Kenbit, la sueca Saab, y el grupo de defensa y aeroespacial noruego Kongsberg.

Según el comunicado, el Ministerio de Defensa polaco se reserva “el derecho de invitar a otras entidades que no han contestado a la oferta para participar” en el proceso de oferta para este contrato.

Según la prensa local, la adquisición de los tres nuevos submarinos tendría un valor aproximado equivalente a entre 1.800 y 2.150 millones de euros.

El Ministerio de Defensa polaco aspira a adquirir dos nuevos submarinos para 2022 y uno más para 2030 como parte del proceso de modernización de su Armada.

En la actualidad, la Armada polaca cuenta con un submarino de la clase Kilo y cuatro de la clase Kobben. Estos últimos fueron comprados a Noruega y la expectativa es que sean retirados del servicio para 2015.

La prensa local sitúa como principales contendientes a la alemana ThyssenKrupp Marine Systems, con sus modelos Tipo 212A o Tipo 214, y la francesa DCNS, con su submarino Scorpene, extremo que Navantia ha confirmado a Infodefensa.com.

Potencial cliente del S-80

El astillero español prevé optar con una versión de su S-80, del que actualmente se construyen en Cartagena cuatro unidades para la Armada Española.

El pasado noviembre el Ministerio de Defensa polaco anunció que la primera opción alemana no cumple con sus requisitos, en relación, entre otros, a sus capacidades antibuque y de ataque a tierra (ver noticia).

Sin embargo, fuentes de la industria naval militar europea explicaron sobre este punto a Infodefensa.com sus dudas de que Polonia vaya a optar finalmente por otro producto que no sea alemán. Con este movimiento, por tanto, se estaría tratando de presionar a la industria submarina germana, tradicionalmente reacia –al contrario que la española y la francesa– a variar sus diseños originales, para que adapte las características de su sumergible a lo que Polonia busca.
Publicar un comentario en la entrada