miércoles, 8 de enero de 2014

Nuevo emplazamiento (sangrante)

El barco hotel del Fòrum se va a Gibraltar
El alojamiento flotante que debía anclar en el Fòrum, a punto de entrar en servicio en una nueva zona de desarrollo del Peñón
Hasta finales del 2012 se seguía dando por seguro que el hotel flotante amarraría en Barcelona

El barco hotel de lujo que, durante años, parecía destinado a atracar en el Port Fòrum, se encuentra ya en su destino definitivo, Gibraltar, donde ultima los detalles para poder entrar en servicio en menos de un par de meses.

La historia del barco hotel se remonta casi una década atrás. En junio del 2005, el Ayuntamiento de Barcelona convocó un concurso para la adjudicación del amarre a un alojamiento flotante de cinco estrellas en el Port Fòrum, bajo la pérgola fotovoltaica, una decisión que provocó el primer desencuentro del PSC con sus socios de gobierno ICV y ERC. Estos, junto a PP y CiU, no veían claro un proyecto en el que se preveía que las tasas portuarias fueran destinadas a la promoción turística de la ciudad, pues aunque el muelle estaba en terrenos de Sant Adrià de Besòs, la explotación de la zona quedaba en manos de Barcelona. El Gremi d'Hotels tampoco vio con buenos ojos la iniciativa. Argumentaba que la oferta hotelera era más que suficiente.

El concurso se lo acabó llevando el único interesado: la sociedad finlandesa Sunborn, con experiencia en la materia. La empresa tenía un hotel flotante en un balneario de Naantali (Finlandia) y otro en Londres, aunque este acabó cerrando y fue vendido al Gobierno de Nigeria. El acuerdo entre Ayuntamiento y Sunborn planteaba que, durante 25 años, esta pagaría un canon anual de unos 400.000 euros y que los cerca de 200 puestos de trabajo generados saldrían mayoritariamente de Sant Adrià. El buque, cuya explotación iría a cargo del grupo Husa, tendría 140 metros de eslora, 180 suites, y se anunció que la restauración estaría a cargo de un chef con estrella Michelin. Se anunció que el barco podría construirse en un astillero español y que el Sunborn amarraría en el 2007 en Barcelona. Nada de eso se cumplió y el barco hotel acabó armándose en un astillero malasio, lo que alejó la posibilidad de saber cómo avanzaba la construcción y la fecha de entrada en servicio, que año tras año se fue retrasando.

El último anuncio, a finales del 2012, indicaba que el barco llegaba definitivamente a Barcelona en verano del 2013, pero desde entonces no hubo más noticias. El casco fue transportado a bordo de otro mayor para viajar desde Malasia hasta la península Ibérica, pero su destino final fue el astillero Gibdock, en Gibraltar. Sunborn se había quedado sin liquidez y empresarios del Peñón se comprometieron a finalizar las obras de adecuación del buque, trabajos que se dilataron varias semanas en dique seco y otras tantas en el muelle de Coaling Island, donde estos días se están rematando los interiores. Paralelamente, se ha dragado una zona de Marina Bay, el área más moderna del Peñón, para que el barco quede instalado allí y abra sus puertas a finales de febrero, como complemento del casino, un centro comercial, el World Trade Center y un puerto que suele atraer a los yates más grandes del mundo por el bajo precio del carburante.

Así, tras años de espera y promesas, el barco hotel Sunborn Barcelona no tendrá finalmente ese apellido, sino el de Gibraltar, cuya planta hotelera hoy por hoy es bastante deficiente, en el que sólo destaca el histórico y algo decadente The Rock Hotel, con unas vistas impresionantes sobre la bahía de Algeciras y el estrecho. Los huéspedes del Sunborn no gozarán del mismo panorama, pero estarán en un puerto de recreo y desde las suites de estribor podrán ver los despegues y aterrizajes de la pista portaaviones del aeropuerto de Gibraltar, a sólo 250 metros de distancia.
Publicar un comentario en la entrada