domingo, 19 de enero de 2014

Se alquila

Australia negocia una nueva cesión del buque de aprovisionamiento Cantabria

A principios de 2015 el Buque de Aprovisionamiento en Combate (BAC) Cantabria podría estar de vuelta a Australia, donde en 2013 ya ha estado operando durante nueve meses junto a la Real Marina Australiana (RAN). De cuajar la nueva misión, las posibilidades de Navantia para la próxima compra por parte de la Armada de las antípodas de dos barcos de estas características aumentarían significativamente.

De momento, el Ministerio de Defensa ya negocia con el Gobierno de ese país la nueva cesión del buque, según adelanta hoy el diario La Voz de Galicia. España se beneficiaría de esta operación ahorrando los gastos de mantenimiento del barco, que volverían a correr a cargo de la Marina australiana, a la que, a su vez, le interesa contar durante un tiempo con una nave de las características del Cantabria, más avanzado que los obsoletos y poco operativos buques de apoyo logístico con los que cuenta actualmente.

Otro punto especialmente importante de esta operación viene marcado por las posibilidades comerciales que ofrece a Navantia, interesada en concurrir en el futuro programa de buques de aprovisionamiento australiano, cuya fase de adjudicación podría iniciarse este mismo año y concluir en 2017.

El Cantabria, además, podría volver a aprovechar su desplazamiento al otro lado del mundo, para promocionarse entre otras armadas, como hizo hace unos meses durante el regreso de su primera misión australiana, en el que hizo escala en Indonesia, India y Turquía, posibles clientes de los astilleros españoles.

Las conversaciones para una posible vuelta del Cantabria se iniciaron precisamente durante ese mismo viaje de retorno, hace unos dos meses, según las fuentes citadas por el periódico gallego.

Un buque español con tripulación australiana

En su primera cesión a la Armada de las antípodas, el buque estuvo navegando en todas sus salidas al mar con personal de la RAN, que se instruyeron y adiestraron en los sistemas del buque comunes a sus nuevas unidades de la Marina, como el LHD clase Canberra y el AWD clase Hobart, también diseñados y construidos por Navantia o con apoyo de Navantia.

La Marina australiana calificó de “excelente” el trabajo realizado el año pasado por el Cantabria en el país. De hecho, el almirante Tim Barret, comandante de la Flota australiana, entregó al buque, un día antes de la su partida de regreso, una condecoración por los magníficos resultados durante el despliegue, un despliegue que podría significar un importante empujón para Navantia en el concurso que Australia tiene previsto convocar para la fabricación de dos buques de similares características.
Publicar un comentario en la entrada