lunes, 13 de enero de 2014

En ascuas

Incertidumbre en industria naviera mundial por disputa en el Canal de Panamá
Por la vía acuática transita más del 5% del comercio del planeta

El sector naviero mundial tiene sus radares sobre el proyecto de expansión del Canal, ante el aviso de suspensión de los trabajos del tercer juego de esclusas.

Están pendientes de este proyecto los operadores portuarios de todo el mundo, muchos de los cuales hacen inversiones en dragado y ampliación de sus terminales para adecuar los canales de acceso al tamaño de los buques postpanamax, que transitarán por las nuevas esclusas.

Las terminales portuarias de Centroamérica, el Caribe, Sudamérica y particularmente el este de Estados Unidos, adecuan sus instalaciones, considerando que hacen parte de la ruta que tomarán los megabarcos, con dirección a Asia, que pasarán por el Canal ampliado. Por el Canal de Panamá transita más del 5% del comercio mundial y hasta un 30% de la carga que se mueve desde y hacia los puertos de la región. Con la ampliación se prevé duplicar esta cantidad. La capacidad de la ruta marítima aumentará de 300 millones de toneladas a 600 millones con las nuevas esclusas.

El puerto de Miami ya comenzó un proyecto de modernización por más de 2 mil millones de dólares. Y la posible suspensión de construcción de las nuevas esclusas, tras el conflicto entre el consorcio Grupo Unidos por el Canal (Gupc) y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), generó tensión en la administración de ese puerto.

Si el Canal extiende más allá de 2015 la inauguración del tercer juego de esclusas se afectarían los planes de negocios de puertos y navieras.

De allí que la industria esté atenta a lo que suceda con los trabajos de ampliación a cargo de Gupc, que amenazó con suspender la obra por problemas financieros y sobrecostos que llegan a mil 600 millones de dólares.

Bill Johnson, director del puerto de Miami, dijo que tiene la esperanza de que la disputa se pueda resolver pronto. “El puerto de Miami está en camino de completar una serie de importantes mejoras de infraestructura en coordinación con la tan esperada inauguración de la expansión del Canal de Panamá en 2015”, explicó.

En el puerto de Miami se busca adecuar la profundidad o calado a 50 pies que requieren los buques postpanamax.

Entre las obras emprendidas está el dragado del puerto de carga, que tiene una inversión de 220 millones de dólares, y un túnel debajo de la bahía de Miami, con un costo de mil millones de dólares.

De igual forma, está prevista la construcción de un tren para transportar contenedores hasta los centros de distribución de carga en el Aeropuerto Internacional de Miami y el de Jacksonville.

Las mejoras en infraestructura y equipos en este puerto estadounidense corresponden al interés de prepararse para poder atender la demanda que se prevé habrá en el comercio marítimo por la ampliación de la vía. El resto de los puertos de la costa este estadounidense igualmente tienen planes de expansión.

Hacia Sudamérica también existe inquietud, aunque el sector naviero chileno precisó que la carga nacional no debería verse afectada directamente por las diferencias entre Gupc y la ACP.

En declaraciones a medios impresos de Chile, el gerente general de la Asociación Nacional de Armadores, Arturo Sierra, recordó la importancia que tiene esta vía para el comercio exterior del país. Y es que cerca del 30% del total de las mercancías, que tiene como punto de origen y destino Chile, se mueve por la vía interoceánica.

“El Canal es una muy buena alternativa para nuestro comercio exterior, pues cerca de 25 millones a 27 millones de toneladas del mismo circula por allí. Somos el tercer cliente del Canal en carga de origen y destino”, dijo Sierra.

La esperanza de la industria marítima se centra en la oportunidad de transportar un mayor volumen de carga para sacarle provecho. “Esta mayor capacidad que tendrá el Canal con la ampliación de sus esclusas podría tener algún efecto en una baja en los costos de transporte y por eso nos conviene que esta vía se mantenga abierta y que la ampliación esté disponible lo más pronto posible”, finalizó Sierra.

El día lunes 6 de enero, la administración del Canal reafirmó su compromiso con la comunidad marítima internacional para completar con éxito el programa de ampliación.

“Nos gustaría asegurar a nuestros clientes que la ACP ha trabajado siempre con la mejor voluntad para que el contratista complete el proyecto; igualmente que el contrato incluye garantías y alternativas que permitan a la institución desarrollar con éxito el proyecto”, dijo el administrador del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano, en una nota enviada a los usuarios.

Hasta la fecha, la ampliación del Canal registra un avance total de 72%; mientras que la construcción de las nuevas esclusas un 65% de adelanto.

En la nota firmada por Quijano, la ACP reiteró que las operaciones de la vía interoceánica continúan con toda normalidad y que la situación con el contratista en uno de los proyectos del programa de ampliación, no tiene impacto alguno en las operaciones del Canal.
Publicar un comentario en la entrada