miércoles, 24 de octubre de 2012

2, con pesimismo

Repsol limita a dos el número de sondeos en Canarias
"Lo normal es que hagamos las prospecciones y nos vayamos" por ser negativas, admite Moro

Repsol prevé hacer sólo dos sondeos exploratorios en aguas cercanas a Canarias en busca de petróleo, uno de ellos antes de 2014 y el segundo en 2015. "Por supuesto podríamos hacer más, pero tiempo material para ello no nos queda lamentablemente", reconoció ayer el director de la Unidad de Negocio España de Repsol, Javier Moro Morán, en relación con el Real Decreto del Estado que autoriza al menos dos prospecciones en las "aguas de exclusividad económica española, no aguas territoriales".

"Lo normal es que hagamos los sondeos y nos vayamos [al no encontrar nada]. Esto es lo que probablemente vaya a ocurrir", admitió Moro en su intervención en la Real Sociedad Económica de Amigos del País, en la capital grancanaria, donde explicó el proyecto exploratorio de hidrocarburos de Repsol, acompañado por el jefe de Relaciones Industriales y Permisos de la Unidad de Negocio, Luis Gómez, y el jefe de Exploración de España y Portugal, Héctor González.

Durante su comparecencia Moro hizo hincapié en que "sólo dos de cada diez sondeos estadísticamente prueban presencia de hidrocarburos". "En ocho de cada diez fallamos y nos está ocurriendo en todos los sitios", aseguró el representante de Repsol. Por ello la compañía es "muy cuidadosa" al realizar los sondeos porque "lo más probable" es que pierda el dinero -cada sondeo conlleva un coste de cien millones de euros-. "Lo más probable es que nos vayamos para casa con el conocimiento de que desafortunadamente no exista una acumulación de hidrocarburos explotable en aguas de Canarias", añadió Moro, que apuntó que Repsol intenta "minimizar ese tipo de exposición de riesgo". Repsol dispone de un periodo de exploración de seis años, de los que dos ya se cumplieron (2001 y 2002), el tercero está en curso desde marzo y sólo le restan algo más de tres años para su fin.

Explotación

Si el primer o el segundo sondeo resulta positivo no significa "automáticamente" que Repsol esté habilitado para empezar una fase de explotación. En este punto, Moro recordó que "no es la primera vez que en España proyectos se han parado por declaraciones de impacto medioambiental negativas". "Perfectísimamente se puede producir en nuestro caso. De nuestro buen hacer estará que esto no ocurra", aseveró. Fuentes de la compañía confirmaron que "en cuestión de días" adjudicará el estudio de impacto ambiental a una empresa especializada, que debe presentar al Ministerio de Medio Ambiente para, tras un arduo proceso, efectuar las catas. El primer sondeo se llevará a cabo a 61 kilómetros de la costa de Fuerteventura, mientras que el segundo se lo "están pensando". Un sondeo exige requerimientos técnicos y medioambientales, proceso que "no tarda menos de año y medio". Eso sólo obedeciendo las exigencias de Repsol, por lo que, si se añaden las del Gobierno central, "muy probablemente ese año y medio sea más", precisó Moro. Sólo gracias a la extracción en una zona, llamada Sandía, Repsol podría obtener de 300 a 400 millones de barriles. Según se aprecia en sondeos análogos en el lado marroquí, la calidad del crudo es "razonablemente buena, un petróleo ligero". De fructificar la extracción, el Estado se llevaría el 35 % de los impuestos de sociedades del 15 ó 20 % del margen de negocio calculado por Repsol. Entre 20 y 25 dólares por cada barril es inversión bruta de capital que va a los suministradores de la compañía, "muchos de ellos serán locales", dijo Moro.
Fuente: La provincia
Publicar un comentario