martes, 23 de octubre de 2012

Un invento

El barco descansa en tierra
La Nautika idea un sistema de atraque en seco para embarcaciones
Evita el uso de tratamientos contaminantes para el mantenimiento de los barcos

El puerto vasco de Pasaia contará a partir de noviembre con la primera instalación de marina seca del Cantábrico. Se trata de un pionero sistema de amarre que consiste en atracar las embarcaciones en tierra y disponer de los barcos cuando lo requiera el propietario. "Es un sistema que alarga la vida de las embarcaciones porque sólo están en el agua mientras se utilizan y se devuelven a tierra cuando concluye la navegación", indica Pablo Tuduri, emprendedor responsable del proyecto y director de La Nautika, firma autora del proyecto.

La iniciativa empresarial comenzó hace 3 años cuando Tuduri y un grupo de socios, emprendieron el diseño de un barco novedoso apto para regatas para sacarle el máximo partido a los desarrollos tecnológicos de empresas vascas punteras en ingeniería aeronáutica.

"Buscamos el apoyo de la incubadora de empresas Bic Berrilan que nos ayudaron a reorientar este proyecto inicial, dado que carecía de un mercado objetivo concreto al que dirigirse; nos asesoraron en esta labor y decidimos apostar por un servicio náutico novedoso en Euskadi", explican desde el equipo responsable del proyecto emprendedor.

Fruto de esta reflexión focalizaron sus esfuerzos en el diseño de un sistema pionero de amarre en toda la costa Cantábrica. En la práctica consiste en un elevador que sube la embarcación desde el suelo hasta una estantería confeccionada a la medida del barco. El ascensor puede levantar barcos con un peso de hasta diez toneladas de peso. "Nuestros técnicos limpian, desalan y eliminan el salitre del casco y del resto de la superficie de la embarcación para dejarla listo antes de que vuelva al mar", describe el emprendedor vasco.

De esta manera, el usuario puede dejar su barco el tiempo que quiera en el ‘aparcamiento naútico en seco’, sin que las algas o microorganismos agredan la estructura del casco.

"No se trata de un mero hibernaje para el barco. Los marineros que apuesten por este sistema podrán disfrutar del su barco siempre que lo desee porque ofrecemos un servicio rápido de disponibilidad para tener listo y poder zarpar en el momento que quiera el propietario", añade.

Dentro de sus ventajas prácticas, estas están orientadas a un mantenimiento óptimos de los barcos. El sistema ideado por La Nautika ofrece la posibilidad de evitar el uso de tratamientos costosos de pintura que suelen contener metales pesados como el zinc o el cobre. "Logramos un menor impacto ambiental con este sistema de amarre en seco porque se emplean menos materiales nocivos para el ecosistema marítimo", destaca.

A esta prestación une la capacidad que aporta la marina en seco desarrollada por esta firma vasca para "alargar la vida útil" de los barcos porque "podemos invertir menos tiempo y dinero en el mantenimiento de las embarcaciones para tenerlas listas, antes de que se emprenda la navegación", concluye el emprendedor vasco. 
Fuente: el mundo
Publicar un comentario