martes, 30 de octubre de 2012

Avanza

El puerto del Gorguel supera la primera fase de impacto ambiental
Valcárcel pedirá al Gobierno que otorgue al proyecto la declaración de interés preferente

El proyecto que debe culminar con la construcción de un puerto de contenedores en la zona del Gorguel en Cartagena continúa avanzando para que termine siendo una realidad. En este contexto, el presidente de la Autoridad Portuaria de Cartagena, Adrián Ángel Viudes, presentó ayer el informe de sostenibilidad ambiental del plan director del proyecto al presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, quien se comprometió a solicitar a la vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, que otorgue al proyecto la declaración de interés preferente por tema económico al ser una gran infraestructura al servicio de los intereses de España. Por su parte, Viudes declaró que, con anterioridad, también le remitió el mencionado informe al consejero de Presidencia del Ejecutivo autonómico, Manuel Campos, para que señale aquellos aspectos en los que considere que se puede perfeccionar el informe. En cuanto al contenido del mismo, apuntó que refuta la conocida como «alternativa cero», es decir, no acometer el proyecto, porque recoge que en el horizonte temporal de 2017-2020 la demanda de infraestructuras portuarias como la que se hará en el Gorguel superará a la oferta, lo que garantiza el éxito de una iniciativa que será capaz de almacenar tres millones de contenedores.

Además, el informe sentencia que las alternativas geográficas para la construcción del puerto de contenedores no eran idóneas, ya que en Cabo Tiñoso, El Portús, Algamecas y el valle de Escombreras existiría una afección en el LIC Marino, algo que no sucede en el Gorguel, aunque Viudes sí precisó que existe riesgo de afección en el LIC terrestre por la presencia de una pareja de búhos reales y otra de halcones peregrinos en la zona, aunque se trata de especies que están en expansión. Asimismo, el presidente de la Autoridad Portuaria de Cartagena señaló que la declaración de LIC a la zona se le otorgó por la presencia allí de ejemplares de camachuelo trompetero en la sierra de la Lausilla. Sin embargo, este espécimen habita en la actualidad en África y no se espera que vuelva al entorno del Gorguel porque coincidiría con depredadores como el lobo y el jabalí que podrían reducir la especie al tratarse el camachuelo de un ave que se mueve por tierra. Por lo que respecta a los futuros pasos que tomará el informe de impacto ambiental, Viudes señaló que el organismo Puertos del Estado lo someterá a información pública para que se presenten las alegaciones que se consideren oportunas para su posterior estudio por parte de la Autoridad Portuaria.

Aún así, los dos estudios que serán preceptivos son los que emitan el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, por tener competencia sobre el LIC marino y la Comunidad Autónoma por tener competencia del LIC terrestre. Tomando como referencia estos informes, el ministerio tomará la decisión de que el proceso se culmine en el ámbito de gestión del Gobierno de España o bien remitirlo a Bruselas para que dictamine la Comisión Europea.

Construcción

Por otra parte, Viudes confirmó que, si todo transcurre como dicta lo esperado, la primera piedra se pondrá en 2017 y el coste de los trabajos de la primera fase ascenderá a los 700 millones de los que 500 los aportará la propia Autoridad Portuaria, ya que prevé manejar, para entonces, 200 millones de fondos propios procedentes de los excedentes, «ya que el Puerto de Cartagena es el más rentable de los 28 de interés general del sistema portuario español», apuntó el presidente de la Autoridad. En lo referente a los 200 millones que restarían para ejecutar la primera fase, Viudes avanzó que el mes que viene viajará con Valcárcel a Bruselas para lograr un préstamo por esa cantidad del Banco Europeo de Inversiones que dirige la española Magdalena Álvarez, quien ya pactó con el presidente murciano la llegada de fondos para Lorca tras los terremotos. 
Fuente: La razón
Publicar un comentario