viernes, 31 de octubre de 2014

A exportar!

Mozambique se alista para explotar sus reservas de gas
El país africano puede convertirse en uno de los principales exportadores del energético a escala global.

Nuno Remane apenas puede contener su emoción mientras señala los diseños de Palma, la Ciudad del Gas. Con una extensión de 18 mil hectáreas y proyectada para albergar a 250 mil personas, una zona metropolitana que, se planea, sea el hogar de una enorme planta de gas natural licuado (GNL) y una serie de industrias de alto consumo de energía, además de campos de golf, centros comerciales y hoteles.

Lo que suena como un grandioso megaproyecto en el desierto del golfo con gran riqueza de petróleo, de hecho es el proyecto para un área costera remota de Mozambique, uno de los países más pobres de África.

“Este (gas) va a cambiar nuestra historia”, dice Remane, presidente ejecutivo de Tracus, el arquitecto detrás de este plan maestro. “El primo pobre de los países de habla portuguesa se convertirá en un pequeño maestro, si guiamos apropiadamente este proyecto”.

El plan pone de manifiesto las ambiciones del país del sur de África, que se prepara para aprovechar sus enormes reservas de gas que tienen el potencial de transformarlo en uno de los principales exportadores de gas natural licuado del mundo.

Con un nuevo presidente —se espera que sea Filipe Nyusi del partido gobernante Felimo— llegando al poder después de las disputadas elecciones de este mes, Mozambique se está embarcando hacia un período crítico que le dará forma a la manera como se desarrollará el gas y si el país puede evitar “la maldición de los recursos” que han asolado a otros productores de hidrocarburos.

Antes de que termine el año, el gobierno tiene proyectado finalizar un decreto de ley que determinará el marco legal y contractual que se aplicará a las empresas Eni, de Italia, y Anadarko, de Estados Unidos, que conducirán los consorcios que descubrieron cerca de 150 millones de millones de pies cúbicos de gas en la costa de Mozambique.

La legislación deberá ver a los grupos y a sus socios —que incluyen a CNPC de China y Oil and Natural Gas Corporation de India— tomar las decisiones finales de inversión el próximo año, con proyectos de GNL que se espera que requieran alrededor de 50 mil millones de dólares para su desarrollo.

También la semana pasada, Mozambique lanzó una quinta ronda de concesión de licencias para la exploración, que cubrirá 15 bloques de más de 76 mil 800 kilómetros cuadrados.

Se espera que el gas de los campos de Eni y Andarko en la cuenca de Rovuma, a 20-50 kilómetros de la costa, empiecen a producir en 2019. Antes de que eso suceda, es necesario contar con una gran parte de la infraestructura, y se espera que la mayor parte del desarrollo se realice en los alrededores de Palma, una zona de arena blanca, cabañas tradicionales de aldeas y palmeras.

El gobierno de Mozambique ya empezó a cosechar los frutos de la naciente industria de gas. En los últimos 12 meses ya ha recibido casi mil mdd en impuestos por negociaciones relacionadas con el gas, mientras que en la capital, Maputo, se está experimentando un auge en bienes raíces, ya que el potencial de la industria simula la demanda por espacio para oficinas y vivienda.

Pero el verdadero flujo de dinero se espera que llegue después de 2020: la Agencia Internacional de Energía proyecta que los ingresos gubernamentales acumulados por el gas pueden alcanzar 115 mil mdd para 2040.

Gran parte del desarrollo sucederá bajo el gobierno de Nyusi. Sin embargo, la pregunta fundamental es si sucederá de una manera transparente.

El Centro de Integridad Pública, un grupo de la sociedad civil con sede en Maputo, ha dado a conocer su preocupación del riesgo de que las negociaciones con las empresas petroleras tengan defectos “debido a los intereses privados de funcionarios del gobierno y miembros de Frelimo”.

Los vínculos entre el partido Frelimo, que ha gobernado la nación desde su independencia en 1975, el estado y las empresas es notoriamente opaco y las preocupaciones por la corrupción y el clientelismo han aumentado en los últimos años.

El año pasado, los donadores fueron sacudidos cuando Mozambique, de forma polémica, recaudó 850 mdd en bonos respaldados por el gobierno, con el pretexto de una empresa de pesca de atún, y los fondos se utilizaron para botes patrulla y equipo de radar. Todavía la pregunta está en el aire sobre el paradero de cerca de 200 mdd, de acuerdo con un funcionario senior de los donantes.

Más recientemente, grupos de donantes y de la sociedad civil han criticado lo que consideran una falta de transparencia en la adjudicación de un contrato para una base logística en el puerto norteño de Pemba. El contrato lo ganó Enhils, una operación conjunta establecida entre ENH Logistics —subsidiaria de la petrolera estatal, Empresa Nacional de Hidrocarbonetos (ENH)— y Orlean Invest, una empresa con sede en Nigeria.

Los críticos temen que se vuelvan más frecuentes las oportunidades para la corrupción y el clientelismo durante la fase de logística y construcción para los proyectos de GNL.

El funcionario del organismo donante dijo que dentro del gobierno de Frelimo hay fuerzas que compiten, algunos buscan controlar la fuente de la riqueza para enriquecerse de manera personal y otros buscan que Mozambique se convierta en una “luz de éxito para los nuevos productores de recursos naturales”. Pero hay un poco de optimismo en lo que respecta a Nyusi, con “algunas señales positivas de que está en el lado de la reforma”, de acuerdo con el funcionario.

No se conoce que Nyusi tenga grandes intereses empresariales. Es un ex director de la empresa estatal de ferrocarriles; es el primer candidato presidencial de Frelimo que proviene del norte del país, que es rico en gas. El aspirante de 55 años, quien será el primer presidente que no peleó en la guerra de independencia del país contra Portugal, también es visto como que representa un cambio generacional.

Durante su campaña prometió luchar contra la corrupción y lograr una distribución más equitativa de la riqueza. Pero las verdaderas pruebas vendrán más adelante.

Por ahora, Rename está convencido de que las riquezas del gas serán transformadoras. Si 25% de su plan para la ciudad Palma se completa en 15 años, será un éxito, dijo.

“No tenemos ninguna dudas… esta ciudad debe suceder; sucederá. No vemos un plan para cambiar al mundo, pero vemos un plan para cambiar al país”.

250 mil

Personas que vivirán en Palma, Ciudad del Gas, en Mozambique

150 billones

Pies cúbicos de gas que hallaron en la costa de ese país

1000 mdd

Ganancia del gobierno por impuestos por gas
Publicar un comentario en la entrada