miércoles, 22 de octubre de 2014

Conspiración

Muerte del presidente de Total: ¿accidente o asesinato?
La muerte trágica del presidente de una gran petrolera en Moscú levanta sospechas.

El presidente de la tercera compañía petrolera más grande de Europa "Total", murió ayer en un accidente de avión en el aeropuerto moscovita de Vnukovo. La colisión de aeronave ligera con la máquina quitanieves mató al único pasajero Christophe de Margerie y a tres miembros de la tripulación, todos ellos franceses. Aparte de la poca visibilidad a la hora de despegar el avión, el conductor de la quitanieves dio positivo en la prueba de alcoholemia realizada tras el accidente.

Christophe de Margerie, de 63 años, controlaba las prospecciones petrolíferas y la producción, y era el responsable de la compañía en tales puntos calientes como Irak, Irán y Myanmar. "Total", siendo una de las mayores compañías petroleras del mundo, también tiene activos en Rusia. En particular, es propietaria de 18% de las acciones del mayor productor independiente de gas "Novatek" y el 20% en un proyecto conjunto "Yamal GNL". El empresario voló a Moscú para participar en una reunión con el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev sobre la inversión extranjera en Rusia.

La muerte no natural de una persona de escala de Christophe de Margerie siempre levanta sospechas y aún más cuando se reúnen tales factores como la tensa relación entre los países y bloques, la actitud opositora del fallecido respecto a la línea general del Occidente y los intereses políticos y económicos que representaba.

El fallecido era un partidario del acercamiento entre Rusia y Francia. Siendo uno de los participantes permanentes de las reuniones anuales del Consejo Consultivo para la inversión extranjera en la Federación Rusa, ha expresado en repetidas ocasiones su oposición a las sanciones internacionales y los embargos. En los últimos meses cabildeó activamente el suministro de los portahelicópteros Mistral a Rusia. Con lo cual, cabe pensar que las posibles consecuencias de ese accidente para la Federación Rusa, tanto institucionales como políticas y económicas, serán bastante duras porque, fuera lo que fuese, un accidente casual o un ataque terrorista y asesinato, es un fuerte golpe a la reputación de Rusia causado en un mal momento, o viceversa, en un momento muy bien calculado.

Para sacar conclusiones hay que esperar el nombramiento del sucesor de Margerie en "Total" y conocer su posición respecto a las sanciones impuestas contra Rusia. Pero es difícil creer en semejantes tragedias al azar con gente de este nivel y, encima, con una posición tan poco popular en Occidente y en un momento de su confrontación con Rusia tan fuerte que no ocurrió desde la Guerra Fría. 
Publicar un comentario en la entrada