lunes, 6 de octubre de 2014

Siguen adelante

Repsol mantiene las catas para fin de año y tilda la pregunta de ´confusa´
El presidente de la petrolera contrapone la actitud del Gobierno de Canarias con la del vasco, que considera el petróleo como una "oportunidad"

Repsol mantiene su intención de perforar en aguas próximas a Canarias antes de fin de año. El presidente de Repsol, Antonio Brufau, así lo expresó ayer, al tiempo que se mostró "sorprendido" por el tipo de pregunta que pretende hacer el Gobierno de Canarias en la consulta popular impulsada para conocer la opinión de los canarios en relación con las prospecciones.

Aseguró que se trata de una pregunta "confusa" que contrapone dos sectores económicos que son en realidad complementarios. Brufau reiteró algunos de los argumentos que su empresa esgrime en defensa de las prospecciones y dejó claro que frente a la "estrategia política" del Gobierno de Canarias en relación con este tema, Repsol cuenta con una licencia exploratoria que piensa ejecutar "si no nos lo prohíben".

El primer directivo de la petrolera afirmó antes de participar en Madrid en un acto con empresarios iberoamericanos que "no se trata de escoger entre un modelo u otro, sino que se trata de que los dos trabajen por el bien de Canarias y de España". Insistió en que "el turismo es un gran sector y el de los hidrocarburos también lo es sobre todo para un país que no los tiene". "Tienen que trabajar conjuntamente, que es lo que se hace en todo el mundo", recalcó.

Brufau pidió "reflexión" al Gobierno de Canarias y a las instituciones de las Islas "porque no hay sectores contrapuestos, sino dos actividades que trabajan para la sociedad canaria", recordando las altas tasas de paro que hay en el Archipiélago y que dispone de un modelo de actividad que "debe evolucionar hacia algo más sin perder todo lo bueno que tiene".

Añadió que "si se disecciona, la pregunta tiene dos frentes muy encontrados, contrapone sectores de crecimiento y va dirigida a personas que seguramente necesitan ese crecimiento para encontrar empleo". Asimismo, destacó que tiene "muy clara la respuesta que daría a la pregunta" planteada por el Gobierno de Canarias y señaló que la "hipótesis de trabajo" de la compañía es la de seguir adelante y perforar a fin de año". Aunque no precisó más, esta fecha para preparar la primera cata difiere en unas semanas de la señalada hace dos días por el ministro de Industria, Energía y Turismo, quien adelantaba a finales de noviembre estos trabajos.

Brufau sostuvo que el Gobierno de Canarias mantiene una "estrategia política" con fines políticos, y aseguró que la compañía no va entrar en ese debate, centrándose en su objetivo de hacer las prospecciones.

Frente a estrategia política, contrapone permisos exploratorios. "Nosotros no somos nadie para decir esto. Tenemos una licencia exploratoria y tenemos que cumplir con nuestra responsabilidad y vamos a seguir trabajando", subrayó. "Si no nos lo prohíben, perforaremos antes de final de año", insistió antes de recordar que Repsol lleva "invertido bastante dinero en este proyecto". Aseguró en este sentido que "si se prohibiese, sería el único país del mundo donde se prohíbe la búsqueda de un bien tan escaso como el hidrocarburo".

Brufau comparó la actitud y la oposición del Gobierno de Canarias a las prospecciones con la expresada en el País Vasco, donde un Gobierno nacionalista ha recibido con satisfacción la intención de dos empresas del sector de solicitar permisos para buscar petróleo o gas en sus aguas. Se refería el presidente de Repsol al comunicado emitido por el departamento de Desarrollo Económico del Gobierno Vasco, que analizaba en "clave de oportunidad" estas solicitudes para la investigación de hidrocarburos en el subsuelo marino del golfo de Vizcaya, y destacaba la experiencia "positiva" con que cuenta esa comunidad autónoma de la extracción de gas en la infraestructura Gaviota en Bermeo. "Nos encontraríamos ante un potencial proyecto que pudiera traer consigo consecuencias beneficiosas asociadas a la generación de recursos, creación de trabajo, actividad industrial y bienestar social", dice el Gobierno.

Desde la compañía petrolera se considera que al Gobierno de Canarias no le interesa realmente que se celebre la consulta que está impulsando y que lo que está buscando en el fondo es una impugnación ante el Tribunal Constitucional, que suspendería cautelarmente el proceso, para mantener su estrategia política de erosión al ministro de Industria, José Manuel Soria. Esa estrategia pasaría por hacer creer que una mayoría de canarios está en contra de las prospecciones sin que en realidad se vaya a conocer ese dato si finalmente no hay consulta. 
Publicar un comentario en la entrada