miércoles, 8 de octubre de 2014

Otro más

Sin dólares: Ya son 4 los barcos gasíferos varados por falta de pago (y crece la multa)
El buque Lena River arribó en las últimas horas en fondeadero del puerto de Bahía Blanca, siendo el cuarto barco metanero que transporta gas natural licuado para regasificar que espera para ingresar al muelle de Compañía Mega, donde está amarrado el regasificador Express. Es porque el Gobierno nacional no tiene dólares para pagar las descargas. La multa por el Sestao Knutsen, que espera autorización para descargar desde el 22/09, trepa a los US$1.125.000.

Tal como se preveía, en las últimas horas arribó al fondeadero del puerto de Bahía Blanca el cuarto buque metanero que transporta gas natural licuado para regasificar. Así, el Lena River se suma al Sestao Knutsen, el British Ruby y el Lobito, que aguardan turno desde hace varios días para ingresar al muelle de Compañía Mega, donde está amarrado el regasificador Express.

Cabe recordar que la demora en el proceso obedece a las dificultades de la empresa Enarsa para hacerse de los dólares necesarios (US$50 millones por cargamento) que permitan las descargas.

El primero de los buques llegó a la zona el 22 de setiembre, por lo que acumula ya dos semanas en espera, mientras que los dos restantes arribaron la semana pasada.

Desde el consorcio de gestión del puerto de Ingeniero White, donde se administra el ingreso y salida de buques, se informó que el proceso de regasificación se reanudará recién esta tarde, por lo que se estima que comenzaron a destrabarse los pagos. Para las 16.00 está previsto el ingreso al muelle de Compañía Mega, del metanero Lobito, que descargará 55.000 toneladas de GNL, publica Clarín.

Ante el retraso en el proceso de regasificación, algunas empresas del polo petroquímico admitieron que durante los últimos días sufrieron restricciones en la provisión de gas, algo habitual en pleno invierno, aunque poco común en esta época del año.

Cabe destacar que las modalidades de contratación establecen que las operaciones de descarga en los puertos no se inician hasta tanto no se haya abonado el embarque, cuyo costo individual se ubica alrededor de los US$50 millones. Luego hay que sumar la multa por el retraso respecto de la fecha pactada, estimada en unos US$75 mil diarios. En el caso del Sestao Knutsen, que espera autorización para descargar desde el 22 de setiembre, la suma por multas trepa a los US$1.125.000.
Publicar un comentario en la entrada